La Blanca Paloma vuelve a ser del pueblo

  • El tradicional salto de la reja se produjo a las 2:50, momento en el que comenzó la procesión de la Virgen del Rocío vitoreada por miles de almonteños.

Comentarios 12

Los almonteños han saltado la reja a las 2:50, después de casi tres horas de espera en el interior de la ermita esperando la llegada del Simpecado de la Hermandad Matriz de Almonte del rezo del Rosario, dando con ello comienzo la procesión de la Virgen del Rocío.

Para esta ocasión, la imagen de la Virgen del Rocío, ha sido vestida con las ropas que lució hace 90 años en el día de su Coronación, conmemoración que ha estado muy presente en esta romería.

La salida de este año se ha producido 18 minutos después con respecto al año pasado, cuando el salto se produjo a las 2:32, después de algunos intentos protagonizados por los almonteños agolpados junto a la reja de acceso a la imagen de la Blanca Paloma.

La aparición del Simpecado de la Hermandad Matriz -de estreno después de que los talleres de Santa Bárbara en Sevilla concluyeran para esta romería una réplica exacta al original del siglo XVIII- por la puerta de la ermita ha desatado el fervor y el entusiasmo de las miles de personas congregadas en el interior del Santuario, precipitando el momento del salto que, según marca la tradición debe de producirse cuando el Simpecado llega al altar.

Ha sido en ese momento cuando se ha procedido a la apertura de la reja y decenas de almonteños han accedido al paso de la Virgen del Rocío -donde se encuentra desde que hace una semana la bajaron del lugar que ocupa en el retablo del Santuario- y la han bajado de su presbiterio hasta la planta central de la ermita entre palmas de ánimo y vítores de todos los presentes.

Desde ese momento, se desarrolla la procesión de la Virgen del Rocío, que ha abandonado su Santuario hacia la explanada de la marisma, repleta de gente, alrededor de un cuarto de hora después del salto, en un recorrido que se prolongará aproximadamente hasta el mediodía, y durante el que se encontrará con las 106 hermandades filiales, cuyos miembros le rinden su particular homenaje y le rezan la salve.

Una vez que finalice la procesión serán muchas las personas que comiencen a abandonar la aldea del Rocío poniendo con ello punto y final a una romería que se ha desarrollado con total normalidad.

Serán más de una treintena las hermandades que inicien el camino de vuelta por las sendas de las provincias de Huelva, Cádiz y Sevilla hasta llegar a sus respectivos municipios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios