Andalucía

España niega el asilo a una africana perseguida en su país por lesbiana

  • Una camerunesa ve rechazada su petición tras llegar en patera en 2007

Comentarios 4

La Administración española ha inadmitido a trámite la petición de asilo político a una joven inmigrante de Camerún que llegó a España en julio de 2007 en patera procedente del país africano después de sufrir la persecución del gobierno y de su propia familia, que la denunció, por su condición sexual. La joven vive ahora en el centro de refugiados que la Cruz Roja posee en Puente Genil (Córdoba).

Durante su huida de Camerún, su pareja falleció al tratar de cruzar el Estrecho y la joven tuvo que prostituirse en Marruecos para poder costearse el viaje en patera. Al llegar embarazada a las costas españolas, el instructor de la Administración española considera que su versión es "inverosímil" con su condición sexual, como recordó el abogado de la joven, Jorge García. El letrado explica que "la homosexualidad en Camerún es un delito, está castigado por el derecho penal con penas que oscilan entre seis meses y cinco años de cárcel". La propia afectada, que no quiso mencionar su nombre, explicó que decidió abandonar Camerún junto a su pareja después de ser encarcelada por su homosexualidad.

Procedente de una "familia acomodada", no podía soportar más la presión y el miedo, ya que sus propios padres la denunciaron. Tras ser detenida, en la Comisaría de Policía fue sometida a vejaciones que cesaron cuando se retractó de su condición sexual. Entonces fue liberada.

Tras las presiones de sus padres y del propio Gobierno, esta joven camerunesa que jugaba al fútbol en la liga nacional de su país, decidió marcharse con su pareja hacia un lugar en el que su condición sexual no supusiera un obstáculo. "Les cogí dinero a mis padres y juntas nos fuimos a Marruecos. Estando allí, decidimos que mi novia partiría antes que yo a España, por lo que le pagué el viaje", indicó.

Pero su pareja falleció en el trayecto, por lo que quedó sola y sin recursos económicos. Entonces no tuvo "mas remedio" que dedicarse a la prostitución para sobrevivir en Marruecos. Como consencuncia, quedó embarazada.

En ese estado se embarcó en una patera con otros inmigrantes y logró alcanzar las costas granadinas en 2007. De allí, se trasladó a la localidad cordobesa de Puente Genil. "Cuando llegué a España expliqué mi situación y condición sexual y me aconsejaron solicitar asilo político porque aquí la homosexualidad no está perseguida, pero me la han denegado y todo lo que digo es cierto", manifestó. Con una niña pequeña que lleva el nombre de su ex pareja, esta inmigrante lucha por lograr el asilo y rehacer su vida sin temor a la persecución.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios