España protesta por un nuevo incidente marítimo en Gibraltar

  • Una patrullera de la Royal Police intimidó a una embarcación de la Guardia Civil en aguas cercanas al Peñón el pasado. viernes

Los gobiernos de España y Reino Unido protagonizaron ayer un nuevo enfrentamiento a causa de sus posicionamientos en torno a la titularidad de las aguas que rodean Gibraltar. La protesta proviene esta vez del bando español, que denunció formalmente una maniobra temeraria de una patrullera de la Royal Police contra otra embarcación de la Guardia Civil. Como suele ser habitual en estos casos, Londres y Gibraltar se justifican asegurando que el incidente tuvo lugar en aguas del Peñón, no reconocidas por España, por una incursión sin permiso de los efectivos de la Benemérita.

Por este motivo el embajador del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Simon Manley, fue convocado ayer por el secretario de Estado de Asuntos Exteriores del Ejecutivo español, Ignacio Ybáñez, para expresarle su "más enérgica protesta" ante estos hechos, ocurridos en la tarde del pasado viernes cuando una patrullera británica "puso rumbo de colisión a una embarcación de la Guardia Civil que se encontraba navegando en dirección a las playas de La Línea". La patrullera gibraltareña navegaba a alta velocidad y solo se desvió a escasos metros de la embarcación española, provocando una gran ola que la desestabilizó, una maniobra que poco después repetirían.

Según la versión oficial del Gobierno español, los hechos tuvieron lugar a una milla de la costa este del Peñón, y la actuación de la patrullera fue realizada "de manera inesperada y sin que en ningún momento su tripulación efectuara comunicación alguna. Su irresponsable y temeraria maniobra produjo un riesgo notable, claro y repentino para la seguridad de ambas embarcaciones oficiales y de las dos tripulaciones".

Ybáñez reiteró la posición de España, que no reconoce al Reino Unido otros derechos y situaciones relativos a los espacios marítimos de Gibraltar que no estén comprendidos en el Tratado de Utrecht de 1713, "por lo que la soberanía de las aguas adyacentes al Peñón corresponde a España".

Londres, por su parte, reiteró su oposición a cualquier "incursión ilegal" en aguas de Gibraltar en referencia a este asunto. Además el Ejecutivo de Fabian Picardo en Gibraltar reclamó a España que deje de "desafiar" la soberanía británica, mostrando su apoyo a las fuerzas del orden en su actuación "para garantizar el respeto de la ley en aguas británicas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios