La UE autoriza a la Junta a dar ayudas para gastos básicos a las nuevas pymes

  • La Consejería de Innovación dispondrá de casi 114 millones para aliviar la carga por alquiler, suministro de energía o salarios · Podrán acogerse empresas innovadoras con menos de cinco años de vida

La luz, el agua, el pago de salarios a los trabajadores, impuestos o el alquiler, son gastos que en momentos de crisis se convierten en una pesada carga para todas las empresas. Pero si hay un segmento más sensible al impacto de estos costes, éste es el de las pymes con menos de cinco años de vida, es decir, aquellas que aún están en fase de creación o de consolidación en el mercado. Con el objetivo de que estos negocios incipientes no se vayan a pique, la Consejería de Innovación tiene previsto activar una nueva línea de ayudas por valor de 113,9 millones de euros para sufragar estos gastos básicos. Los requisitos para poder optar: una empresa joven, de base tecnológica o innovadora en el producto, en el proceso productivo o en su gestión, con menos de 50 trabajadores y con un balance de negocio anual de no más de 10 millones.

Esta medida será posible tras el visto bueno dado el pasado mes de septiembre por la Unión Europea a esta modalidad de subvenciones, ya que hasta ahora el departamento que dirige Francisco Vallejo sólo podía echar una mano a las empresas para afrontar inversiones, tal y como viene recogida en la orden de incentivos a la Innovación y el Desarrollo Empresarial, cuyo objetivo es la creación y modernización de empresas innovadoras, cooperación e inversión en proyectos de I+D+I. La novedad es que estas ayudas a la innovación y estos nuevos incentivos a fondo perdido para gastos básicos serán compatibles, ya que estos últimos se incluirán en esta misma orden.

El coste máximo que será incentivable por la Consejería es de dos millones de euros por empresa, que se destinarán tanto para cubrir los gastos básicos como los jurídicos, de asesoría, consultoría y administración directamente relacionados con la propia creación de la empresa. Las ayudas podrán alcanzar el 35% de los desembolsos en los que se haya incurrido durante los tres primeros años de existencia y durante los dos siguientes del 25%, pero nunca podrá exceder de los 660.000 euros anuales.

Una de las grandes ventajas de este nuevo recurso es su carácter retroactivo, de manera que una vez Innovación modifique su orden de y lo incluya, las pymes que ya estén en marcha, incluso las que cumplan ahora su primer quinquenio, podrán solicitarlo.

La modificación de esta orden no sólo se limitará a esta nueva medida. La Consejería de Innovación está trabajando ya con la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) y sindicatos para incorporar nuevos elementos que agilicen la concesión de estos recursos tanto a nivel temporal como administrativo, aspectos clave en una coyuntura económica adversa como la actual. Y de acuerdo con el cambio de política de ayudas de la Junta, -de la subvención al crédito-, otra novedad será la ampliación el volumen de ayudas financieras frente a los incentivos a fondo perdido que la caracterizaron hasta ahora. Entre estos nuevos instrumentos se prevé ofertar incentivos reembolsables, préstamos participativos, aportaciones al capital social, préstamos con fondos del Banco Europeo de Inversiones y avales. La orden contará para el próximo ejercicio con un presupuesto de 389 millones.

En las dos convocatorias que ya tiene a sus espaldas (2005-2007 y ahora 2007-2009), esta orden arroja en su cuenta de resultados un saldo positivo de 8.000 proyectos empresariales a los que se ha apoyado -el 80% sigue en marcha tras superar la etapa crucial de los cinco años-. El volumen de dinero desembolsado por Innovación alcanza ya los 667 millones, que han movilizado a su vez una inversión 3.800 millones y generado 22.000 empleos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios