El cuñado de Bretón declara que cree que "le hizo algo a los niños"

  • Los familiares carnales del padre de los menores se acogen a su derecho a no testificar ante el juez · Un informe avala que el tío paterno manipuló el móvil de su hermano mientras estaba bajo su custodia.

Comentarios 7

El caso sobre la desaparición de los pequeños Ruth y José dio ayer una nueva vuelta de tuerca con la jornada de interrogatorios a la familia paterna, fijada por el juez instructor, para aclarar las contradicciones detectadas en sus anteriores testimonios. Y es que, a pesar de que todos los familiares carnales se acogieron a su derecho a no declarar, el cuñado del padre de los pequeños, José Ortega, ratificó ante el magistrado los datos aportados en su primera declaración, en la que aseguró que "veía comportamientos muy extraños y anormales" en Bretón y que pensaba que "le había hecho algo" a sus hijos, supuestamente asesinados el pasado 8 de octubre de 2011.

Así lo aseguró la letrada de la familia materna de los niños, Reposo Carrero, a la salida de los juzgados, donde los familiares de José Bretón permanecieron desde las 09:00 hasta pasadas las 13:00. La letrada detalló que el marido de Catalina ratificó su primer testimonio en presencia judicial en el que aseguró que creía que su cuñado le había hecho algo a los niños. "Ha vuelto al inicio, es decir, que cree que le hizo algo a sus hijos, aunque en posteriores declaraciones lo negó, según mi opinión, presionado por su mujer", dijo Carrero. El cuñado de Bretón además confirmó ante Rodríguez Lainz que llegó a esconder unos cuchillos en la primera noche que Bretón se fue a dormir a su casa "porque tenía miedo". Asimismo, la letrada detalló que durante toda su declaración, que duró aproximadamente unos 30 minutos, Ortega se mostró muy "nervioso, compungido y preocupado" puesto que, según su opinión, "es la pieza débil de la familia", ya que "lo han dejado solo" y "es el único que tiene riesgo penal". No obstante, la abogada insistió en que "hasta el día del juicio podrá decir la verdad de lo que se le pregunta y no tendría ningún problema" e incidió en que cree que el cuñado "es el único de la familia al que le duele la muerte de los niños". En cuanto al comportamiento del resto de familiares, en concreto la abuela y los tíos paternos, Carrero detalló que se mostraron "fríos", al tiempo que reiteró que decidieron no declarar porque "saben que ya no pueden decir que los niños no están muertos".

Otra de las novedades que marcó la jornada de ayer fue la existencia de un informe, solicitado por la acusación particular, que finalmente revela que el hermano de Bretón manipuló el terminal para eliminar supuestas conversaciones comprometedoras. El móvil del padre de los menores ha estado en el punto de mira del juez instructor del caso durante los últimos once meses de investigación. Y es que para Rodríguez Lainz este teléfono de última tecnología podría esconder más datos de los que se han podido extraer hasta el momento, debido a dicha manipulación. La abogada de la madre adelantó que el tío de los pequeños habría eliminado supuestas conversaciones comprometedoras mientras que lo custodió por encargo judicial tras la detención del padre de Ruth y José, el pasado 10 de octubre.

Según la letrada, mientras que estuvo en su posesión, el tío de los niños, que es ingeniero de telecomunicaciones, aprovechó para eliminar "todas las llamadas de voz que podían comprometer a su hermano". "Con este informe puedo asegurar que ha manipulado el teléfono, ha ocultado pruebas de su hermano que podían ser interesantes" para indagar sobre lo que le ocurrió a los dos pequeños onubenses.

Al hilo, Reposo señaló que la acusación particular va a investigar el caso en profundidad, ya que, en el momento oportuno, tanto el juez como ella pueden tomar acciones legales contra esta acción, aunque reconoció que "el resultado final es la absolución porque puede hasta mentir" al ser familiar directo del procesado. En cuanto a la solicitud de la acusación particular sobre la imputación de la madre de Bretón por el supuesto acoso a un testigo, la letrada señaló que "se ha sobreseído por el juzgado de guardia". Reposo dejó claro que la familia "ha impedido que la investigación fuera por otro lado" y reitera que "han hecho lo que legalmente más les conviene, como es no declarar por la excusa exculpatoria".

El abogado de la defensa, José María Sánchez de Puerta, por su parte, abandonó la sede judicial acompañado por su hijo, Baldomero Sánchez de Puerta, tras finalizar los interrogatorios y se limitó a comentar que "los familiares se encuentran bien, pero muy cansados de esto".

más noticias de ANDALUCÍA Ir a la sección Andalucía »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios