Juan Fraile, ex presidente de la Diputación de Málaga y ex secretario provincial del PSOE

"Con estos resultados, yo hubiera durado 5 segundos como secretario general"

  • El histórico líder huye de imputar la debacle del 22-M sólo a la crisis y habla de responsabilidades en la ejecutiva provincial.

Comentarios 1

Las voces que piden la dimisión de Miguel Ángel Heredia como secretario general del PSOE en Málaga se multiplican tras los pésimos resultados del 22-M. La elección del diputado provincial por la Serranía de Ronda deparó ayer el primer enfrentamiento abierto entre oficialistas y críticos en Málaga.  Heredia impuso al secretario general del PSOE de Ronda, Francisco Cañestro, en detrimento de José Antonio Collado, alcalde electo de Algatocín, que cuenta con el respaldo de buena parte de las agrupaciones de la comarca. Una decisión que gustó muy poco a algunos de los integrantes del sector crítico, que llegaron a alzar sus voces al grito de "dimisión, dimisión", en referencia a Heredia durante la reunión celebrada en Ronda para la elección del citado diputado provincial. Una situación que no coge desprevenido al ex secretario general de Málaga, ex presidente de la Diputación y actual concejal en Ronda, Juan Fraile, que ayer tuvo duras palabras con la dirección actual de su partido.

-Si estuviese en el lugar de Miguel Ángel Heredia, ¿qué haría? 

-Con unos resultados como los que se han conseguido hubiera durado cinco segundos en la Secretaría General, el tiempo suficiente para decir: "Tienen ustedes mi cargo a su disposición". 

-¿Echa en falta medidas tras el batacazo del 22-M?

-Hasta la fecha no ha ocurrido nada. Es un desastre absoluto, son los resultados desde el punto de vista de contrariedad más importantes desde que se inició el proceso democrático. Y en los ayuntamientos, que siempre han sido un valor importante del partido, lo que ha pasado adquiere un tamaño aún mayor. Que nos ganen por dos millones y pico de votos es un lastre muy importante; que la diferencia de 10 puntos sea de 18 en el caso de Málaga se califica sola.

-¿La única razón es la crisis?

-Los resultados nunca se producen por un hecho aislado. El problema es cómo hemos manejado una situación de crisis como la que está viviendo el país y que a la ciudadanía le hayamos trasladado la sensación de que dábamos bandazos y que no sabíamos a dónde íbamos. La crisis está en el origen del problema, pero sería tanto como decir que ganamos las elecciones de 2004 por los atentados del 11-M. Ni ganamos entonces por el 11-M ni ahora hemos perdido por la crisis; entonces ganamos por la mala gestión que de la información sobre el atentado hizo el PP y ahora nos castiga la ciudadanía por la mala gestión que hemos hecho de la crisis. Y cuando se dan disparidades como las que se han dado está claro que algo hay que no funciona.

-¿Y qué cree que es?

-No lo sé. ¿Conoce las conclusiones del grupo que se reunió para analizar la situación del litoral?

-¿Usted las conoce?

-No, no las conoce nadie. Hay que trabajar menos para salir en la foto y más para obtener resultados. Lo que hay que hacer es centrarse en el trabajo, saber dónde queremos ir, implicar a la gente en el partido, gente que no está llegando a la organización. La organización está absolutamente estancada en cuanto a militancia porque no entra gente nueva, lo único que nos llega es lo que llega de las juventudes y nos llega tan viciado como lo estamos los militantes con 30 años en la organización. Hay que adornar la organización con aire fresco, con profesionales que están viviendo en la vida, no en este mundo ficticio que creamos en la política.

-¿Y si no se hace ese ejercicio?

-Seguiremos viviendo en un mundo irreal en esta especie de enroque sistemático que hacemos después de cada proceso electoral en que nos dan un varapalo. Mantener la situación tras lo que ha pasado es llevarnos a un momento en que nos van a barrer del mapa.

-¿Eso que reclama es factible con los actuales responsables?

-Sobrar no sobra nadie, lo que pasa es que hay que tener la capacidad para sentarse con los compañeros a dialogar, a discutir y buscar soluciones y después ser lo suficientemente humildes como para aplicar las decisiones acordadas y no establecer un criterio único.

-¿No pide dimisiones?

-Hay que hacer una reflexión colectiva que no se ha hecho. Y eso se puede hacer en un comité provincial. Entre no hacer nada y hacer un congreso tiene que haber quinientas soluciones intermedias. No tengo ningún temor a que se haga un congreso. ¿Por qué discutir y debatir tiene que ser malo?

-Usted siendo secretario provincial del PSOE dimitió tras cosechar una importante derrota electoral...

-Fueron muy malos resultados, pero comparados con estos eran magníficos.

-¿Tiene la impresión de que Heredia busca calmar la situación hasta las nacionales y regionales?

-Lo que está claro es que no se ha movido ficha en el sentido de poner coto a lo que está pasando. Al contrario, ahora hay un proceso de selección de diputados provinciales y lo que demuestra un enroque en las posiciones preexistentes.

-¿A qué le suena eso de "hemos aprendido la lección y hay que tomar medidas más a la izquierda"?

-Es una más de las coletillas en las que nos movemos en los últimos años. Sería mejor no repetir más coletillas y que cada uno dijese lo que le sale de las tripas. A lo mejor durante algunos meses cogemos irritaciones muy grandes, pero seguro que a la larga es más saludable. Repetimos muchas coletillas pero el trabajo práctico nada tiene que ver con lo que decimos.

-¿Hay escasez de voces críticas en los órganos del partido?

-La verdad es que sí, porque esto lleva más el camino de convertirse en sociedad anónima que en partido político. Cuando la discusión está permanentemente influida por intereses muy importantes pierde sentido y fuerza. El interés en este momento es lo que está predominando, no el deseo de que las cosas cambien para mejor.

-Es una época marcada por tomar posiciones para ser diputados o estar en las candidaturas de 2012.

-El que esté callado por intentar buscar un puesto se equivoca gravemente porque por el camino que vamos no quedará ningún puesto a repartir. Hay que hacer un ejercicio de congruencia permanente. Mientras no lo hagamos seguiremos recibiendo varapalos. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios