Los vecinos de Brasil, 12 no podrán volver a sus casas en varios días

  • El edificio queda precintado hasta que se realice un estudio que garantice su habitabilidad. Los primeros indicios apuntan a un soplete que entró en contacto con pintura como causante del incendio

Comentarios 106

El incendio declarado en torno a las 9:30 horas en un edificio de la calle Brasil ha sido extinguido, según confirma el Consorcio de Bomberos de la Bahía de Cádiz. El poliespán, un material usado para el aislamiento térmico y acústico, fue el responsable de la rápida propagación del fuego y de la extensa humareda tóxica. El origen del mismo pudo estar en un soplete que entró en contacto con pintura, lo que pudo provocar el chispazo con el que comenzó el incendio.  

Tanto las llamas como la humareda se extendieron por los primeros pisos del edificio e hicieron estallar los cristales de varias ventanas. La alta temperatura que se registró dentro del inmueble también dañó un cuadro eléctrico, que daba luz a otro edificio. Pese a que el fuego se pudo controlar en poco tiempo, las labores de evacuación han sido difíciles, ya que el operativo tuvo que revisar todo el edificio de doce plantas y una decena de viviendas por planta.

El delegado de Urbanismo, Ignacio Romaní, ha informado a los periodistas de que han cortado el suministro eléctrico y de agua del inmueble y están a la espera de saber si los cimientos están afectados por el fuego, "por lo que de momento la recomendación es que no vuelvan los vecinos". Romaní ha señalado que en todo momento "los vecinos han sido lo prioritario" en un incendio "complicado" tanto por las características del inmueble como por el humo tóxico.

"Se trata de un gran número de viviendas, muchas de ellas destinadas al alquiler veraniego, por lo que los bomberos han tenido que comprobar puerta por puerta si había inquilinos dentro", ha añadido.

Los equipos del 061 han atendido en el incendio a un total de 66 personas, de las cuales 18 han sido trasladadas por sus equipos al Hospital Puerta del Mar, todas ellas con pronóstico leve y que ya están dadas de alta. Según ha indicado la Delegación de Salud, de los 18 atendidos en el Hospital Puerta del Mar, 17 han sido por inhalación de humo y uno por una quemadura en un brazo.

Reunión para organizar el realojo

Esta tarde ha tenido lugar una reunión en la que han estado presentes los representantes del equipo de Gobierno Ignacio Romaní, Juan Antonio Guerrero y José Macías, Policía Local, Bomberos, Protección Civil, Policía Nacional, técnicos de Urbanismo del Ayuntamiento, el propietario del local siniestrado, representantes de los seguros tanto del establecimiento como del de la propiedad de la comunidad de vecinos y trabajadores sociales de Ayuntamiento para recopilar las principales necesidades que tuvieran los vecinos afectados, especialmente de pernoctación. La alcaldesa, Teófila Martínez, también se personó en la zona para comprobar in situ el estado del inmueble e interesarse por los afectados. 

El edificio ha sido precintado aunque se ha permitido a los vecinos acceder a sus viviendas hasta las 21 horas de hoy, siempre acompañados por un agente de la Policía Local, para recoger las pertenencias que pudieran necesitar. A partir de mañana se establece un horario de 10 a 13 y de 18 a 21 horas para que los propietarios puedan recoger otras pertenencias. Por su parte, el propietario del establecimiento donde se originó el incendio ha ofrecido alternativas de alojamiento a los vecinos, al igual que los Servicios Sociales del Consistorio. Además, la Policía Local asumirá la vigilancia del inmueble para evitar el acceso de personas en horarios fuera de las franjas establecidas, por motivos de seguridad. 

El edificio no cuenta en estos momentos con suministro de electricidad, agua y desagüe, por lo que no cumple con los requisitos mínimos para su habitabilidad. Mañana acudirá una empresa especializada que realizará un estudio de seguridad de los pilares del edificio y valorará los daños, por lo que los vecinos no podrán volver a sus viviendas hasta que se conozcan los resultados dentro de varios días. 

Crónica de la mañana

Todo comenzó por la mañana, cuando a las 9:30 se declaraba un incendio en el número 12 de la calle Brasil. Numerosas personas alertaron a los servicios de emergencias por el fuego, indicando incluso que había gente en la azotea. Hasta el lugar se trasladaron hasta cinco coches de ambulancia y cinco coches de bomberos, mientras agentes de la Policía procedían a cortar el tráfico en la calle Brasil y todos sus accesos por la calle Muñoz Arenillas y el Paseo Marítimo.

Según fuentes municipales, el foco del incendio se ha localizado en la zona en obras de los bajos del edificio. En el lugar se encontraban unos 30 trabajadores y se baraja que, con mucha probabilidad, se haya originado al entrar en contacto un soplete con pintura. A los trabajadores les dio tiempo a salir del edificio. Uno de los obreros ha relatado a los periodistas que el incendio se produjo muy rápidamente, cuando los operarios instalaban un aislamiento para el suelo, tras un chispazo que originó un fuego y una intensa humareda, por lo que todos ellos salieron corriendo del inmueble. 

Según este operario, uno de los obreros intentó coger un extintor, lo que le ha provocado quemaduras leves en las manos, mientras que uno de los bomberos que trabajan en el lugar ha resultado intoxicado por el humo. 

El incedio obligó a los bomberos a evacuar a un centenar de inquilinos. Una mujer que tiene su vivienda en la primera planta ha tenido que ser desalojada al quedar atrapada por el fuego. Julia, una vecina, ha vivido con nerviosismo su desalojo. Ella tiene su vivienda en la planta número 11 del edificio, aunque su balcón da hacia el paseo marítimo. Según su testimonio, los bomberos han desalojado a todos los vecinos de su planta trasladándolos por la escalera hasta la planta décima. "No se veía absolutamente nada, íbamos cogidos de la mano y con toallas húmedas tapándonos la boca". Desde una vivienda de esta planta han sido trasladados con una escala al hotel Tryp La Caleta, por donde han podido llegar hasta la calle. Mientras, una treintena de personas de refugiaban del fuego en la azotea del edificio a la espera de poder ser rescatados.

El edificio afectado, ubicado a pie de playa, tiene doce plantas y 140 viviendas, muchas de ellas pisos de veraneo que actualmente están vacíos. 

Según Ignacio Romaní, el hecho de que se desconozca cuántas casas están ocupadas y cuántas no, ha obligado a los bomberos a llamar puerta por puerta para comprobar la presencia de personas. 

Un vecino, que se había negado a salir de su casa, permanecía asomado en un balcón de la décima planta.

En el lugar se ha constituido una mesa de coordinación de emergencias compuesta por Policía Local, Nacional y Autonómica, Protección Civil y Bomberos. Igualmente se ha instalado un puesto socorro de emergencias del 061 en la misma calle Brasil.

En cuanto a daños, la primera planta se encuentra muy afectada, al igual que la segunda. En total, se encuentran afectadas hasta la octava planta (humo, persianas derretidas…).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios