Un homenaje a la alta gastronomía granadina

  • La capital acogió un evento inédito en el que se juntaron un restaurante de autor, un bar de pescado, un taberna y una coctelería

Un homenaje a la alta gastronomía granadina Un homenaje a la alta gastronomía granadina

Un homenaje a la alta gastronomía granadina

Granada acogió la noche del viernes un evento inédito en el que cuatro establecimientos de la restauración de la capital unieron ilusión y esfuerzo por dar a conocer a los asistentes la responsabilidad de potenciar cada día la historia, la cultura y los productos de nuestra tierra.

Juan Andrés Morilla, chef de Claustro Restaurante junto a Rosa Macías y Paco Martín, del Bar FM, Jesús Gonzáles, de Taberna La Tana y Alfonso Maya, de Alexander Cocktail dirigieron una velada en la que destacó el maridaje perfecto entre ellos. Cualquiera diría que no era posible que un restaurante de autor, un bar de pescado y marisco, una taberna y una coctelería, se unieran en un espacio único en Granada, el claustro del antiguo convento de Santa Paula ocupado desde hace años por el AC Palacio de Santa Paula, Autograph Collection.

Los asistentes fueron recibidos en la biblioteca del hotel, donde Alfonso Maya les pudo ofrecer, a la antigua usanza unos cócteles de aperitivo. El primero de ellos Oh Granada linda! a base de Mezcal, Campari, Curaçao y sal de gusano del ágave, un estimulante que predispone los sentidos y abre el apetito. Para los menos osados, Don Julio in my dreams un claro homenaje no solo a uno de los tequilas más codiciados del mundo sino también a Don Julio, padre de Alfonso y alma mater de Alexander, un cóctel que combina la edición especial Don Julio 1942 con Aperol y Curaçao. No tardaron en llegar los primeros aperitivos para acompañar los cócteles: Mini pita de berenjenas y caviar de miel, Pulpo seco al estilo FM y Galleta de café arábica, crema de curry y regaliz.

A partir de aquí, salvo una intervención con el clásico Gimlet del Alexander que acompañaba la Cigala de Motril y el consomé Alexandrino, toma el relevo de la parte líquida, Jesús Gonzáles, sumiller de la mítica Taberna la Tana, cuyo menú fue al alimón entre Rosa Macías, Juan Andrés Morilla y el infatigable equipo de Claustro.

Durante la cena, los asistentes tuvieron ocasión de disfrutar de los grandes platos del FM y del Clausto. No pudieron faltar, evidentemente, las Quisquillas de Motril, que se presentaron como Trilogía en 3 puntos diferentes: cocida, cruda y a la plancha y que Jesús en un arrebato de pasión con un toque de locura maridó con tres vinos de los 11 que componen la selección.

Unas delicias definitorias del momento de excelencia que viven los cuatro establecimientos que fueron acompañadas por la guitarra del artista granadino Carlos Maqueda que ameniza durante el verano las cenas del Claustro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios