La antesala del coso taurino

  • Minutos antes de cada corrida, los aledaños de la plaza son un hervidero

Minutos antes de que los toreros demuestren su arte en la arena, la emoción de los toros está fuera de la plaza. Los granadinos se han volcado este año con los festejos taurinos y el barrio de Doctores es un hervidero cada tarde. La afición crece pero también manda el cartel y el de ayer era de los que gustan a todos, aficionados de pro y aficionados simplemente.

"La verdad es que a mí no me gustan mucho los toros... pero Cayetano Rivera me encanta", decía una joven a las puertas de la plaza. Ella acudía para ver a Cayetano pero, en general, el cartel era de categoría. "Simplemente, por ver al Fandi ya merece la pena", comentaba un aficionado de toda la vida mientras compraba su merienda. Porque esa es una premisa básica, a los toros hay que ir preparados de mente y estómago.

Las llamadas meriendas taurinas centran parte de la actividad de la mayoría de los bares colindantes con la plaza de toros granadina. Pasteles dulces y salados, medias-noches y diferentes tipos de bebidas son los clásicos en las bolsas que se llevan los aficionados y que oscilan entre los 10 y 20 euros como mínimo. En cualquier caso, no hace falta comprar las meriendas en los bares porque muchas de ellas vienen desde casa. Estas pueden ser de las más variadas. "Nosotros llevamos bocadillos, frutos secos y un poquito de vino para animar la tarde", comentaba otro aficionado.

Los hay precavidos, pero quien no lo sea no tiene porqué tener problema alguno. Frente a la Plaza de Toros se pueden encontrar los complementos necesarios para ver una corrida a todo confort. Cojines para "aguantar" sentados más de dos horas en las gradas, gorros de paja para paliar el sol y hasta complementos como capotes, llaveros y mochilas de lo más toreras. Es más, si la afición supera límites y quiere decorar su casa con la cabeza de un astado, también puede conseguirlo en los aledaños del coso por 750 euros.

Todo el gentío y barullo que hay antes de cada corrida -incluso amenizado con música popular- se vuelve silencio cuando llegan las siete de la tarde y los diestros de turno comienzan sus faenas.

Para la de ayer, minutos antes de que empezara, aún quedaban localidades libres, pocas, pero las había. Las más económicas por 30 euros tanto de sol y sombra. En cualquier caso, la reventa sigue siendo el método in extremis para los que se han quedado sin entrada. A escasos metros de las taquillas siempre se encuentran los "reventas". Por el mismo precio por el que las compraron -en el caso de que las vendan por necesidad- o por el doble, triple y cuatriple para aquellos de los que hacen "su negocio particular", para muchos aficinados no les queda otra que buscar a estos "vendedores" entre la gente. Precisamente hoy será uno de los días en los que los reventas pueden hacerse de oro. José Tomás es uno de los toreros más admirados y de los que arrastra colas de seguidores. Esto quedó demostrado cuando agotó las localidades, prácticamente, el mismo día que salieron a la venta. Todo un gesto torero de los aficinados.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios