Bustos se cuelga la plata en el 1.500

  • La granadina Laura Bueno, primera relevista del 4x400, se queda fuera de la final en séptima posición

David Bustos sumó ayer una nueva medalla al palmarés español, esta vez en la final del 1.500 con una marca de 3:46.90, sólo por detrás del noruego Filip Ingebrigtsen, al cabo de una recta majestuosa que le llevó del octavo al segundo puesto.

La briosa reacción del balear le permitió arrebatar la plata al defensor del título, el otro hermano Ingebrigsten, Henrik, que llegó tercero. Bustos partía con la quinta mejor marca del año entre los 13 finalistas (3:36.14), sin grandes esperanzas de llegar al podio en la última oportunidad que se le ofrecía en mucho tiempo al mediofondo español para salir del pozo en que lleva desde hace años.

A rebufo de Florian Carvalho, el mediofondista español se acomodó en el segundo puesto y empezó a ceder posiciones al paso por el 800 en 2:10.43, cuando el ritmo comenzó a avivarse, todavía con Carvalho en cabeza. Entró noveno al toque de campana y recorrió por dentro casi todo el último giro, hasta salir a la calle tres para protagonizar una gran remontada.

El atleta balear lleva dos Europeos siendo el único español en la final. En Helsinki 2012 consiguió un bronce que era la última medalla internacional cosechada por el otro poderoso mediofondo español, al que dieron lustre gente como Fermín Cacho, José Luis González, José Manuel Abascal o Isaac Viciosa.

Menos suerte tuvo sin embargo Yidiel Contreras. El hispano-cubano se convirtió con su clasificación en el primer español en una final europea de 110 metros vallas desde hacía treinta años tras cruzar segundo en la tercera semifinal con una marca de 13.47, exactamente la mínima olímpica, de la que ya disponía. España no tenía representación en una final de esta modalidad desde que Carlos Sala obtuviese la medalla de bronce en Stuttgart 1986.

Sin embargo, la final fue otro cantar. El hispano-cubano no pudo pasar del séptimo puesto en la carrera por las medallas, con una marca de 13.54. A diferencia de la semifinal, Contreras hizo una carrera técnicamente desastrosa. Por la calle nueve, pegado al muro, fue el último en salir, tropezó en la primera valla y cuando tiró la tercera ya se descompuso.

Algo parecido le sucedió a Pablo Torrijos, primer español en superar los 17 metros en triple salto, que no brilló como en la clasificación y acabó octavo en la final con 16,34 metros. Aunque mucho peor fue el caso de Lois Maikel Martínez, que se había ganado un puesto en la final de disco con la mejor marca (66,00) para acabar último con 59,27. Por otro lado, España no estará representada en la final de relevos 4x400 masculina ni femenina. Los chicos se quedaron a 35 centésimas, mientras que las chicas, con la participación de la granadina Laura Bueno, finalizaron séptimas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios