Fabri dispone y la plantilla obedece

  • Los jugadores cumplen a la perfección en Las Palmas con las órdenes del técnico, que olvida lo de Albacete y resalta la actitud

Los futbolistas del Granada CF acabaron satisfechos tras el partido ante la Unión Deportiva Las Palmas no sólo por el hecho de haber pescado un punto en un duelo que se encaminaba irremediablemente hacia la derrota, sino porque habían cumplido escrupulosamente con las órdenes que les había inculcado su jefe, Fabri, con independencia de que les guste más o menos ese modelo de juego. Así lo resaltaron varios en la zona mixta. "Hemos hecho lo que habíamos ensayado durante la semana y nos ha salido perfecto", indicó el más claro de todos, Mikel Rico. Fabri, que es perro viejo en esto del fútbol, tiene muy claro lo que quiere y últimamente lo pone en práctica, sin pensar en que pueda gustar más o menos tanto a los aficionados como a sus 'patrones'.

l UN GRAN ALIADO

Fabri quería seguridad defensiva ante un equipo que, de todos era conocido, iba a jugarle y mucho a los rojiblancos, lo que por lo general suele redundar en más opciones de triunfo para el que tiene la pelota y el que la combina con criterio, como fue el caso. Pero para que esa seguridad defensiva luciera y arrojara dividendos, resultó fundamental que Roberto estuviera inspirado bajo el arco, como así ocurrió. Cierto es que los granadinos también tuvieron varias opciones claras de gol, pero no más que los canariones. Roberto, pues, fue el mejor aliado para la igualada.

l EL VENTILADOR

Quiso resaltar el entrenador gallego en la rueda de prensa que los medios debíamos hacernos eco con especial énfasis de su felicitación a los jugadores, por su entrega y disciplina sobre el verde del estadio Gran Canaria. Dio la sensación de que el técnico enviaba una indirecta a la prensa en el sentido de que ésta había magnificado sus palabras de Albacete. Y nada más lejos de la realidad. Fue Fabri y sólo Fabri el que se calentó y no supo enfriarse en aquella incendiaria comparecencia del Carlos Belmonte, a la que le quiso quitar hierro días después, con aquella milonga de la motivación. En el fondo, el lucense debe ser consciente de que aquel día si alguien se pasó varios pueblos fue únicamente él. Así que debería ser consecuente con sus propias palabras y no intentar esparcir, cual ventilador, la responsabilidad sobre una salida de tono que únicamente tiene un dueño: él.

l ¿SIETE DE NUEVE?

El empate de Gran Canaria sólo será lustroso y efectivo si el equipo hace lo que debe y doblega el próximo domingo al Girona en Los Cármenes. Sobre el papel, los nuestros son superiores y deben ganar. Encadenar siete puntos en tres fechas empezaría a poner las cosas en el sitio que todos queremos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios