La Fiscalía no cierra el caso Neymar

  • Anuncia que recurrirá la causa después de que la Audiencia Nacional decidiera archivarla

La Fiscalía de la Audiencia Nacional anunció que recurrirá directamente ante la Sala de lo Penal el archivo de la causa abierta a Neymar y al Barcelona por un presunto engaño sobre la cuantía del fichaje al fondo brasileño DIS, que gestionaba el 40 por ciento de los derechos federativos del sudamericano.

El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata acordó ayer el sobreseimiento de esta causa al considerar que las conductas denunciadas en la querella interpuesta por el fondo DIS -los contratos de traspaso del jugador suscritos en 2011 y 2013-, si bien pueden tener "repercusiones deportivas, éticas y disciplinarias", no encajan en un procedimiento penal.

La Fiscalía no comparte el criterio de De la Mata, por lo que anunció que recurrirá la decisión del juez directamente en apelación ante la Sala de lo Penal, sin esperar a que De la Mata resuelva su recurso en reforma.

El fiscal José Perals, que calcula que el fichaje del brasileño costó 83,3 millones, cree que hubo delito de corrupción y de estafa a DIS por haber recibido sólo un 40 % de los 17,1 millones establecidos como precio de la transferencia de los derechos federativos, cuando le hubiera correspondido ese mismo porcentaje pero de 25,1 millones. Por ello, el pasado 7 de junio, pidió llevar a juicio a Neymar, a su padre y al ex presidente del Barcelona Sandro Rosell por un delito de corrupción entre particulares.

También pidió procesar a Odilio Rodrigues, ex presidente del Santos, club de procedencia del atacante, así como al Barcelona y al club brasileño como personas jurídicas, y a distintas personas del círculo del futbolista.

Perals argumentaba que el fichaje de Neymar se basó en dos contratos firmados en 2011. El primero por el que el Barcelona pagaba por el traspaso 40 millones y le abonaba un sueldo de 36,1 millones en 5 años, pactado para 2014, año en el que el jugador dejaría de estar vinculado al Santos y DIS ya no tendría los derechos anteriores. El segundo consistió en un falso contrato de préstamo por el que el Barcelona le pagaba 10 millones, pero en realidad se trataba de una remuneración anticipada para garantizar el fichaje.

Según el fiscal, Neymar y el Barcelona, a través de Rosell, pactaron así el futuro fichaje "alterando de esta manera el libre mercado de fichaje de futbolistas y perjudicando también al fondo DIS", que "se vio privado de la posibilidad de que el jugador entrase en el mercado conforme a las reglas de la libre competencia y pudiera obtener una mayor cantidad económica por el traspaso".

El juez De la Mata, sin embargo, cree que el fichaje de Neymar no afectó a la libre competencia entre clubes, porque los 40 millones pagados por él "en el mundo de los fichajes de superestrellas no es una cantidad descabellada que impida el acceso a los que pueden permitirse pujar" en estos casos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios