Messi espera ahí al lado

  • Sólo un paso más El Granada CF está a 90 minutos del ascenso a Primera, que se dirimirá sobre el césped del Martínez Valero Mínima ventaja El cero a cero de la ida permite subir si se registra un empate con goles

El 18 de junio de 2011 será una cita recordada durante años por el granadinismo, ocurra lo que ocurra en el cardíaco espectáculo que aguarda esta noche (21.00 horas, Canal + y Gol TV). Para los que tienen menos de 35 años, el de hoy significará el primer día en el que el Granada CF tocó con todas las de la ley a las puertas de la Primera División, donde le esperarían los dos mejores equipos del mundo y sus respectivas estrellas. Pero la Primera no es solo el Madrid y el Barça, Messi y Ronaldo. Es poder codearse con la élite del fútbol español, integrar la mejor competición por clubes del planeta, disfrutar de futbolistas espectaculares cada fin de semana. Es traer euros a mansalva a estos lares, al abrigo de una competición que mueve masas entre las ciudades de los equipos participantes. Y, sobre todo, es subir de un plumazo el ánimo de una tierra mucho más acostumbrada a la zozobra que a la algarabía. Y todo pasa por los 90, o quizá 120 minutos que esta noche jugaremos todos en el monumental Martínez Valero.

Aunque lo tengan grabado en la memoria, ninguno de los futbolistas que salten al campo esta noche debe pensar en lo que sucedió en la ida. Aquello es historia, y las opciones que se desperdiciaron el miércoles, ya no regresarán. La mentalidad será fundamental hoy para conseguir el sueño del ascenso. El equipo rojiblanco tiene que hacer valer su personalidad, olvidarse de complejos, dejarse el miedo en el vestuario y poner de manifiesto lo que toda la España futbolística, incluida Elche, sabe: que somos mejores que ellos. Se demostró en la segunda parte del partido de ida, y también durante gran parte del encuentro liguero de la jornada 41. Se ha demostrado a lo largo de toda la competición: el Granada es un equipo goleador y talentoso, el Elche, una escuadra aguerrida, defensiva, la menos goleada de las 22 que arrancaron el campeonato hace casi diez meses.

La gran asignatura pendiente de la temporada será de la que se examine el equipo esta noche: los partidos a domicilio. Si los mismos han supuesto un lastre para haber firmado un ejercicio todavía mejor, el cuadro de Fabri tiene la oportunidad de entrar por la puerta grande en la máxima categoría, delante de 38.000 aficionados rivales, y algo más de un millar de granadinos. La reflexión de Pina y de Cordero tras el partido del miércoles va justamente en esa línea: la de relacionar las opciones de ascenso con el rendimiento como visitante. Piensan los gerifaltes que con el resultado de empate sin goles de la ida como pasaporte, el equipo está obligado a hacer un gol si quiere subir sin acudir a la temida tanda de penaltis. Eso tranquiliza a los dirigentes, que descartan un planteamiento ultradefensivo de Fabri.

Que nadie piense que el Elche saldrá en tromba, ni que arriesgará en exceso. La previsión que los que saben de esto manejan indica que el partido será lento, trabado, tenso y con pocas ocasiones y escasos goles.

Fabri tiene dos opciones para colocar sus peones sobre el campo. Si acude al sistema que empleó en el partido de Vigo, llamará a filas a Lucena y dejará en el banquillo a Collantes. Eso haría que Orellana se desplazara a la derecha y que Abel Gómez adelantara su posición. Si apuesta por la continuidad, repetirá el equipo que ha jugado los dos partidos consecutivos en Los Cármenes, con Abel con muchos metros para pensar y el chileno partiendo desde la media punta.

Preocupa el estado de Siqueira, aunque muy mal se tiene que poner la cosa para que el lateral brasileño no esté sobre el campo. Distinto es el caso de Geijo, casi descartado para el equipo inicial, pero un arma impresionante que guardar en el banquillo, por si la cosa se pone demasiado fea. Su espíritu de superación tiene que ser el guía esta noche. Es solo un partido de fútbol, pero significa mucho para una ciudad y una provincia que apenas recuerda las glorias pasadas hace demasiados años. Y si no sale, habrá merecido la pena intentarlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios