Messi recibe su cuarta Bota de Oro: "Cada día disfruto más"

  • Con 37 goles en Liga en la pasada temporada, Messi releva a Luis Suárez. Iguala el número de distinciones de Cristiano Ronaldo.

Distinguido este viernes por cuarta vez en su carrera con la Bota de Oro al mejor goleador de las Ligas del fútbol europeo, el argentino Lionel Messi celebró el premio asegurando que cada día disfruta más como futbolista, pese a que nunca se consideró un delantero.

"Siempre dije que no me consideraba un delantero, pero tuve la suerte de ir haciendo goles y de conseguir estos premios", afirmó un sonriente Messi, en el acto de entrega del premio celebrado en la Antigua Fábrica Estrella Damm de Barcelona.

"Fui creciendo, mejorando y acumulando cosas a mi juego y cada día disfruto más de ser jugador", prosiguió el astro argentino tras recibir el dorado trofeo de manos de su amigo y compañero en el Barcelona Luis Suárez, ganador en la anterior edición. 

Con 37 goles en la Liga de la campaña 2016-17, Messi relevó al delantero uruguayo en el palmarés de la Bota de Oro y, con cuatro, igualó el número de distinciones logradas por el portugués Cristiano Ronaldo, del Real Madrid. 

"Los premios individuales vienen de la mano de lo colectivo; si eso no viene bien... Éste es un premio de todos, sin mis compañeros yo no habría conseguido todo esto", señaló el crack argentino ante la atenta mirada y los aplausos de Suárez, Andrés Iniesta y Sergio Busquets, presentes también en el acto. 

Messi logró su primera Bota de Oro en 2010 con 34 goles. La segunda llegó en 2012 con 50 -el récord absoluto-. Y un año más tarde, en 2013, levantó su tercer botín dorado, con 46 tantos.

Hoy, el genio del Barcelona, muy sonriente durante todo el acto, se fotografió con sus cuatro trofeos. También, con el corazón dorado de la lucha contra el cáncer infantil, el premio que le entregó uno de los muchos niños que se benefician de las ayudas de su fundación. 

En un festejo en el que se proyectaron varios videos con sus genialidades, el 10 de la albiceleste no quiso hablar de su enigmática renovación con el club catalán ni admitir preguntas más allá de las del presentador del evento. Pero sí aprovechó para recordar la colaboración que su organización mantiene con el Hospital Infantil Sant Joan de Deu de Barcelona y lo mucho que le satisface.

"Siempre dije que en mi vida era importante poder ayudar a los que más lo necesitan, tuve la suerte de poder hacerlo y lo hago", señaló Messi, entre tímido, orgulloso y emocionado. 

Entre el público que aplaudía sus logros y sus palabras, se encontraban el presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, algunos directivos azulgrana, así como su esposa y Thiago, su hijo mayor, que no paró de juguetear y de bromear con Luis Suárez.

Además de entregarle el premio, el delantero uruguayo celebró las habilidades del astro argentino y el tenerlo como vecino en la localidad barcelonesa de Castelldefels.

"Cada partido siempre hace cosas diferentes, cosas nuevas, las imágenes están ahí", alabó Luis Suárez a su compañero.

"Es una suerte estar cerca, eso hizo crecer aún más la relación que tenemos en el campo. Luis es un buen vecino", replicó más tarde Messi, entre sonrisas.

El crack argentino, de 30 años, también argumentó su inusual suplencia el pasado miércoles en el duelo de Liga de Campeones europea ante la Juventus, antes de dedicar palabras de elogio al Valencia, el próximo rival del Barcelona en la Liga. 

"No me gusta estar fuera, siempre quiero participar y ayudar desde dentro, pero un año es largo y hay que cuidarse porque cada vez son más duras las temporadas", señaló Messi, que disputó la última media hora ante los italianos.

"El Valencia armó una gran plantilla, tiene un gran técnico que lo hace jugar muy bien y sabe muy bien a lo que juega", destacó el astro argentino sobre el segundo clasificado de la Liga. 

"Será un rival complicadísimo, pero vamos con muchas ganas, estamos bien y esperamos continuar así para seguir ahí arriba", agregó respecto al duelo del próximo domingo.

Feliz con sus premios, Messi se fotografió después con su familia, justo antes de hacerlo también con el presidente del Barcelona, el club que más Botas de Oro acumula.

Junto a las cuatro de la estrella argentina, lucen también la de Luis Suárez en la pasada campaña y la que el búlgaro Hristo Stoichkov conquistó en 1994.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios