Renovación e incertidumbre

  • El equipo dirigido por Trifón Poch afronta el inicio de la competición liguera con una plantilla prácticamente nueva y tras una pretemporada irregular

El mismo día en el que concluyó la pasada temporada empezó la 2010-11 para los responsables técnicos del CB Granada. Muchos jugadores cumplían contrato o tenían la opción de cambiar de aires, por lo que se impuso una amplia renovación en la plantilla en torno a Nicolás Gianella, que tenía contrato, y Jon Stefansson, que optó por quedarse al no ejercer una cláusula por la que podía dejar la disciplina nazarí. Joe Ingles confiaba en alguna oferta que no llegó y se convirtió en la tercera pata del banco sobre la que construir el equipo.

El primer contratiempo llegó con la decisión del Real Madrid de recuperar a Pablo Aguilar. Era de esperar y a nadie le pilló de sorpresa, aunque se confiaba en poder lograr la cesión del granadino, una de los pilares del equipo la pasada campaña. No se supo o no se pudo negociar y el prometedor ala-pívot ha acabado en el CAI Zaragoza. Luego, Teemu Rannikko anunció que tomaba las de Villadiego (Italia)... y se le abrió las puertas a Juan Ignacio Jasen.

El primer 'fichaje' salió rana. Tras anunciarse a medidos de julio un principio de acuerdo con el pívot internacional francés Ludovic Vaty. Cuando el jugador pudo venir a Granada, los médicos desaconsejaron su fichaje por una lesión en un tobillo. Antes de acabar el mes, la primera incorporación: Yaroslav Korolev, un alero ruso de 23 años con experiencia en la NBA.

Con la llegada de agosto, llegaron los anuncios de la renovación de Jesús Fernández y de los fichajes de Robert Kurz (ala-pívot, estadounidense, 23 años y 106 centímetros) y Mario Fernández (base de 27 años que procede del Joventut). Éste llegó lesionado en una rodilla y aún no ha entrenado con el equipo.

Poch empezó a trabajar con los efectivos con los que contaba el día 18. Poco después se fichó a Mamadou Samb, un jovencísimo ala-pívot senegalés con pasaporte español que llegó para cubrir el hueco dejado por Vaty. A prueba se incorporó el escolta Reece Gaines, pero se le cortó por su falta de forma y escasa adaptación. Al día siguiente se firmó a Coby Karl en su puesto. Antes se llegó a un acuerdo con el Unicaja para la cesión de Paulo Prestes, un pívot que debe ponerse en forma con urgencia.

Respecto a los resultados en los partidos de preparación, el CB Granada ha saldado la pretemporada con tres triunfos y cuatro derrotas. Y de más a menos. Primero llegaron las victorias ante el Axarquía, de la LEB (77-95), el Samara Ruso (82-79) y el Meridiano Alicante (84-77). Luego, las cuatro derrotas cotra tres equipos de la ACB y uno de la LEB Oro: Unicaja (76-85), Cajasol (80-70), Estudiantes (70-84) y CB Murcia (83-70).

Por tanto, el verano ha sido movido. Y las expectativas, llenas de incertidumbres, entre las que está la respuesta que dará la afición esta temporada. Los resultados no invitan al optimismo, pero es cierto que hay toda una plantilla que conjuntar. Lo que sí está claro es que la Liga empieza el domingo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios