fútbol 3 primera andaluza

El Vandalia cumple sin alardes

  • Los peligreños mantienen la pugna por el ascenso tras derrotar al colista, que aguanta 45 minutos

Un jugador del Alfacar trata de controlar el cuero ante un azulgrana. Un jugador del Alfacar trata de controlar el cuero ante un azulgrana.

Un jugador del Alfacar trata de controlar el cuero ante un azulgrana. / simón cubero

El Vandalia cumplió con el trámite de derrotar al colista. Lo hizo sin alardes, quizá contagiado por la relajación que impregnaba el partido ante un rival con el casillero de puntos en negativo. Y eso hizo que al descanso se llegara con 1-1, aunque al final pudiera ser una goleada mayor si no fuera por el meta alfacarino.

La sensación de que el primer gol fulminaría el partido no se cumplió. El Vandalia, paciente, dominó sin brillo ante un rival encerrado y las primeras llegadas a balón parado no fructificaron, como el remate desviado de Luna al saque de una falta. El gol sí llegó en una descoordinación entre Gallardo y su guardameta tras un centro de Diego desde la derecha. El despeje del meta alfacarino golpeó en su defensa y supuso el 1-0 sin que Juani, que esperaba en el segundo palo, tuviera que rematar (33').

En media de hora de juego el Alfacar se metió un gol y tuvo que hacer dos cambios (de las tres oportunidades que ofrecía su mermada convocatoria de 14) en el campo de un aspirante al liderato. Parecía el partido resuelto, si no llega a ser porque en una acción aislada a balón parado el Alfacar empató el duelo justo antes del descanso.

Con 1-1 comenzaba una segunda parte en la que el cronómetro jugaba contra el Vandalia. El disparo de Diego o la llegada de Eladio, obligado a jugar como lateral diestro por lesión de Alfonso, abrieron las hostilidades azulgranas. La parada de Juan en el uno contra uno con Diego (53') comenzó a inquietar al Vandalia por la sucesión de llegadas desperdiciadas, pero pronto Juani puso al cuadro local otra vez en ventaja con un lanzamiento ajustado desde la frontal (54').

El 2-1, los cambios precipitados en un mermado banquillo y el primer domingo primaveral del año condenaron al Alfacar a defenderse ya sí de una goleada. Empezaron entonces las ocasiones azulgranas en las que destacó la figura de David Castro, que ayer no era portero suplente sino que salió como delantero para dar refresco a sus compañeros. Tras desperdiciar un remate con todo a favor, hizo el 3-1 aprovechando un error de la zaga alfacarina. Tras cruzarle el balón ante la salida de Juan, el propio David Castro asistió para que Santi redondeara la goleada a tres minutos del final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios