Granada · Elche

El misterio de la luna rota

  • La Policia asegura que el autobús del equipo no sufrió daños, pero en Elche dan por hecho que fueron apedreados. La salida del estadio se demoró precisamente por seguridad.

Comentarios 25

Elche entera cree que el autobús de su equipo fue apedreado y tuvo que sortear barricadas para salir de Granada tras el partido del pasado miércoles en Los Cármenes, aunque la versión que de los hechos ofrece la Policía Nacional y lo que pudo recabar este diario de testigos presenciales se parece poco a lo que se vende desde la ciudad levantina. De hecho, las autoridades afirman de manera oficial que el bus que transportaba a la expedición del equipo alicantino no sufrió daño alguno tras el encuentro. El equipo de Bordalás tuvo que regresar a su ciudad por carretera, y no en el avión que tenía esperando en el aeropuerto de Granada, pues no llegó a tiempo ante el cierre del aeropuerto.

Los incidentes que se produjeron tras el partido fueron protagonizados por grupos de radicales de uno y otro bando y provocaron varios heridos, un total de cinco entre los miembros de las fuerzas de seguridad, amén de otros seguidores con diversas contusiones. La Policía se vio obligada a cargar para intentar disolver las trifulcas y despejar la zona minutos después de que acabara el partido. Así lo explica en comunicado oficial: "Fue al final del encuentro de fútbol cuando ambas aficiones comenzaron a enfrentarse, lo que fue solventado por las unidades policiales que se hallaban en el lugar, si bien una vez en los aledaños del estadio un grupo de aficionados comenzaron a arrojar piedras y otros objetos contra el autobús y los aficionados del Elche, así como hacia los agentes que estaban velando por la seguridad del evento". Según las autoridades los objetos volaron hacia el autobús cuando éste estaba aparcado dentro del recinto del estadio, no mientras se producía el desplazamiento hacia el aeropuerto. Es por eso que explica que no se produjeron daños: "Por parte de la U. I. P. y  U.P.R., se les dio protección a un total de nueve  autobuses, ocho  de aficionados del Elche y uno de los jugadores, hasta que abandonaron esta ciudad, sin que conste que sufrieran daño alguno".

Este redactor observó de cerca la salida del vehículo del Elche, fuertemente escoltado por varios vehículos policiales, y no se apreció que sufriera ningún impacto durante su trayecto por las calles aledañas al estadio. De hecho, ganó con gran celeridad la autovía, con destino al recinto aeroportuario, del que no pudo partir en el avión concertado al llegar con varios minutos de retraso. Sí pudo volar otro avión con familiares, pero la nave del equipo se quedó en tierra.

El hecho de que el equipo no pudiera coger el avión se está interpretando desde Elche como un ejemplo más de la hostilidad granadina, aunque lo cierto es que, contando con que el Aeropuerto cierra a las 00 horas, se antoja muy arriesgado programar un desplazamiento así, con tan poco margen de tiempo. El Celta ya lo pensó en un primer momento cuando visitó Granada en la vuelta de la semifinal. Sin embargo, al poco desestimó la idea, considerando que no había tiempo material para ello.

La salida de Los Cármenes se demoró algunos minutos por estrictas razones de seguridad, pues la Policía no podía garantizar en ese momento la seguridad de la expedición, ya que fuera se estaban produciendo los altercados antes referidos.

El periodista de Radio Intereconomía Diego Alonso acudió al Aeropuerto cámara en mano y pudo registrar la imagen que ilustra esta página. Aunque la misma no es de excesiva calidad, se aprecia con relativa nitidez que no existe ningún daño en la luna del vehículo del Celta. Sin embargo, ayer apareció otra foto, presuntamente tomada en la misma jornada de ayer, en la que podía observarse claramente una luna rota, en la parte delantera derecha del vehículo. Las especulaciones fueron muchas a lo largo del día entre la parroquia rojiblanca. Muchos piensan que la foto está trucada por ordenador y otros creen que perfectamente ayer mismo el club ilicitano pudo producir los daños para mostrar una imagen no ajustada a la realidad de lo que sucedió.

Por fortuna, el dispositivo de seguridad permitió que en la llegada de los equipos, que es cuando más concentración de aficionados había a las puertas de Los Cármenes, no se produjeran disturbios, ya que el vehículo del Elche accedió al estadio a través del Palacio de Deportes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios