El sueño de España acaba en pesadilla

El rugby español desaprovechó una oportunidad única de volver a un Mundial 20 años después al perder en Bélgica (18-10) en un partido lleno de polémica y que terminó con varios jugadores del XV del León abalanzándose sobre el árbitro rumano. España, que se habría clasificado al Mundial con una victoria, perdió 18-10 en Bruselas ante un rival que no se jugaba nada y ahora tendrá que superar un durísimo camino si quiere regresar a una Copa del Mundo. Primero, un play off ante Portugal; de ganar, otro ante Samoa (que sólo se perdió el Mundial de 1987) y en caso de caer quedaría un último resquicio: imponerse en un cuadrangular mundial. "No ha perdido España; ha perdido el rugby", criticó el seleccionador español, Santiago Santos. "Hubo un arbitraje tendencioso y que no fue neutral". La polémica había nacido semanas atrás, cuando Rugby Europe, el organismo que rige el deporte en el continente, designó a un árbitro rumano, Vlad Iordachescu, para el duelo en Bruselas cuando el destino de Rumanía dependía directamente ese resultado. Tras una histórica victoria de España sobre Rumania en febrero, quedaba claro que todo se decidiría en el partido de Bruselas. Si ganaba, España se clasificaba directamente a Japón. Si perdía, sería Rumania la que conseguiría el billete. Y el presidente de Rugby Europe es un rumano, Octavian Morariu.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios