Botín asegura que el Santander ganará en 2009 lo mismo que el año pasado

  • Prevé obtener 9.000 millones de beneficio · Los accionistas aprueban una ampliación de capital de 1.000 millones

La crisis que sufre la economía mundial parece que no va con el Banco Santander. A pesar de la galopante recesión global, la primera entidad financiera española anunció ayer ante la junta de accionistas que este año repetirá el beneficio recurrente de 2008, de 8.876 millones de euros. Su presidente, Emilio Botín, aseguró que, en el proceso de reestructuración del sistema financiero, el Banco de España debería tener "plena capacidad" para actuar "sin interferencias políticas".

Hace un año, Botín se comprometió con sus accionistas a lograr un resultado de 10.000 millones de euros. Sin embargo, el deterioro del entorno económico y financiero en todo el mundo, cuya punta del iceberg fue la quiebra de Lehman Brothers, y el aumento de la partida dirigida a provisiones voluntarias, llevaron al Santander a rebajar su beneficio en más de 1.000 millones de euros. Un año después, el presidente de la entidad se marca un nuevo compromiso, "todavía más difícil que el anterior": mantener el beneficio neto obtenido en 2008 y el importe destinado a retribuir a los accionistas, de 4.812 millones de euros. No obstante, ofrece pagar el segundo dividendo en acciones, para lo que la junta aprobó ayer una ampliación de capital de 1.000 millones de euros. "Con esta iniciativa, el banco confirma su política de pagar en efectivo la retribución a sus accionistas, ofreciéndoles además la posibilidad de recibir en acciones parte de la misma, en condiciones ventajosas", explicó Emilio Botín.

El presidente del primer banco español por capitalización bursátil también aprovechó su intervención ante los accionistas para sumarse al carro de aquellos que comienzan a ver brotes verdes. Botín aseguró que tiene la "firme impresión" de que "hayamos visto ya lo peor de esta crisis financiera" y se sustenta en la mejora "sustancial" de la liquidez en los mercados interbancarios, en la recapitalización de las entidades financieras, y en la "progresiva corrección a la baja" de los diferenciales de riesgo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios