Bruselas financiará el almacenamiento de aceite para frenar los bajos precios

  • El Consejo de Ministros de Agricultura propone que se active el mecanismo para retener el producto · La medida se aplicaría sólo por un periodo de seis meses y afectaría a 110.000 toneladas en toda Europa

Bruselas dice sí al almacenamiento privado del aceite de oliva. Ayer, el Consejo de Ministros de Agricultura de la UE hizo suya la propuesta de España, a la que se adhirieron Italia y Grecia, los otros dos grandes productores europeos. Éste es un paso decisivo para que los olivareros tengan un instrumento con el que retener el aceite y no venderlo a precio de saldo, como ha sucedido en los últimos meses. El Comité de Gestión de la Organización Común de Mercados (OCM) se reunirá en los próximos días para aprobar la medida. Nadie duda de que su decisión será positiva, ya que lo que se propone desde el Consejo suele salir siempre adelante.

¿Detalles? El almacenamiento se aplicará sobre 110.000 toneladas, una cantidad que las organizaciones agrarias consideran suficiente, "siempre que no se establezca una cuota para cada país", dice Rafael Sánchez de Puerta, gerente de la federación de cooperativas andaluzas Faeca. Tampoco quieren los agricultores que se establezcan cantidades para cada una de las calidades. Es decir, sí a las 110.000 toneladas pero sin límites, ni por país ni por tipo de aceite.

Bruselas propone, por otro lado, que la activación se limite a seis meses, algo que no comparten los agricultores y que incluso va en contradicción con lo que dice el reglamento de la OCM. Lo mínimo, según la norma, es un año, y así sucedió la última vez que puso en marcha, en la campaña 2001-2002. El sector agrario espera que ese sea el plazo temporal, y también que haya flexibilidad. Esto es, que el olivarero tenga la posibilidad de desactivar el mecanismo cada dos meses, en función de la evolución de los precios. En la pasada ocasión esta revisión se produjo a los seis meses.

El almacenamiento privado se activa si durante dos semanas o más el virgen extra está por debajo de 1,779 euros por kilogramo, el virgen de 1,710 y el lampante de 1,524. Los agricultores reclaman la actualización de este límite, que data de 1997, una petición que ha sido desoída por Bruselas. El Gobierno español no reclamó su activación hasta que los precios no se situaron por debajo de estas cifras, a pesar de las reiteradas peticiones para que negociara en Bruselas, dada la difícil situación del sector desde hace bastantes meses.

El almacenamiento privado funciona a través de licitaciones. Cada almazara o grupo de almazaras presenta una oferta sobre la cantidad que quiere almacenar y a partir de ahí, tras un periodo de nueve días, Bruselas decide qué entidades pueden optar a los contratos. Se establece entonces una ayuda de una cantidad por tonelada y, a cambio, el depósito objeto del almacenamiento se precinta. Bruselas no ha especificado cuál será el presupuesto, aunque se estima que rondará los seis millones y que, incluso, será necesario menos dinero.

¿Es la panacea? Para algunos, como Coag o Asaja, ayudará a solventar el problema de liquidez de los olivareros, razón fundamental por la que venden a veces a precios muy por debajo de lo que establece el mercado. Además, puede tener otro valor: ayudar a recuperar la confianza en el sector. Para otros, como UPA, es un mecanismo cuya ayuda será poco significativa. El problema no es de stocks y UPA teme que el almacenamiento contribuirá a incrementar una cantidad a la que habrá que dar salida la temporada que viene. Faeca, sin embargo, no cree que aumenten las existencias por esta medida. "Será neutra o positiva pero nunca negativa", dice Sánchez de Puerta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios