CCM bendice la fusión con Unicaja

  • Sólo CCOO pone algún pero a la operación por los posibles recortes de plantilla tras la integración · Medel no ha facilitado a su consejo de administración datos sobre el estado real de la caja manchega

El presidente de Caja Castilla-La Mancha (CCM), Juan Pedro Hernández Moltó, anunció ayer lo previsible: pedirá la próxima semana a su consejo de administración que autorice iniciar "los trabajos necesarios" para una "posible integración" con Unicaja, entidad que el jueves aprobó continuar con los contactos. Hernández Moltó, en una escueta declaración, indicó que ha tomado la decisión después de conocer la tomada por unanimidad desde el consejo de administración de Unicaja, y tras lo oído el miércoles en la reunión del consejo de administración de CCM.

El proceso de integración entre Unicaja y CCM, misión que es apoyada por los gobiernos regionales de Andalucía y Castilla-La Mancha, ambos del PSOE, tiene voces discordantes dentro del PP. El líder del PP andaluz, Javier Arenas, dijo que Unicaja "no está para asumir el desastre de gestión de otras cajas", aunque matizó que lo apoyaría solo "si es conveniente en términos económicos". Y en Ciudad Real, la secretaria general del PP y líder castellanomanchega del partido, María Dolores de Cospedal, hizo hincapié en que la entidad resultante de la integración tenga su sede social en Castilla-La Mancha.

En sentido contrario opina el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, también del PP, que arguye que la sede social se ubicará en Málaga y que esto posicionará muy bien a la ciudad. En términos de ranking, se trataría de la undécima entidad bancaria del país, ya que los activos de la eventual Unicaja-CCM serían sólo superados por los cinco mayores bancos y por otras cinco cajas.

La operación ha quedado bastante allanada en el seno de la propia caja malagueña. Sólo el sindicato Comisiones Obreras (CCOO) puso algún pero a la absorción de la Caja Castilla-La Mancha en el consejo de administración del jueves en Unicaja, aunque se sumó a la unanimidad para autorizar a su presidente a proseguir sus contactos con la entidad castellanomanchega para su futura fusión.

Braulio Medel no dio cifras a su consejo sobre el estado real de la CCM, probablemente porque no las tiene. Ha habido una visita a Toledo de altos cargos de la entidad con sede en Málaga y se tiene una idea aproximada de la situación contable de esa entidad, a la que el Banco de España ha invitado a buscar un socio mayoritario que evitase su intervención. Pero falta un conocimiento en profundidad de la realidad de la CCM, proceso que se inicia a partir de ahora y podría durar semanas.

Medel insistió a su consejo en que las conversaciones con el presidente de la caja de Toledo y su equipo habían sido de carácter estrictamente profesional y que su convicción es que ésta es una operación "interesante" para Unicaja. Aunque ahora se trata de evaluar la dimensión del boquete financiero de CCM y la cuantía precisa de las ayudas con las que se contaría. Esas ayudas vendrían del "organismo regulador", eufemismo con el que Medel se refiere al Banco de España, y del fondo de garantía de las cajas.

Los técnicos de la principal entidad financiera andaluza tienen que evaluar el impacto que el esfuerzo de absorción iba a tener sobre los ratios de solvencia, morosidad y rentabilidad de Unicaja. En la investigación económica que ahora se inicia hay que examinar los créditos concedidos por la CCM, para ver los que son sanos y los que no. Como la inversión crediticia de la caja castellanomanchega es de 18.000 millones de euros, ésta no es tarea fácil ni rápida. Después habrá que discernir en qué medida la fusión va a lastrar los resultados de Unicaja en los próximos años.

En el lado positivo, la fusión se considera muy satisfactoria por el mapa resultante de la suma de las dos entidades. La implantación es muy complementaria y coloca a Unicaja en una posición relevante en Castilla-La Mancha y Levante. Sin embargo, Comisiones Obreras ha advertido expresamente que la fusión no puede representar una disminución de personal en ninguna de las dos cajas: 4.700 empleos en Unicaja y 2.400 la CCM. Fuentes de Unicaja han manifestado que no les gusta el modelo de preponderancia sindical que ha heredado Cajasol en Sevilla. La operación tiene el beneficio colateral de que retrasa una eventual fusión de Unicaja con Cajasol y elimina las tensiones territoriales que esta operación estaba generando entre Málaga y Sevilla.

Dicho en términos de ajedrez, en Sevilla se comenta que "ahora no se trata de tener una reina en el mercado financiero andaluz, sino dos torres". El crecimiento de una de esas torres con la absorción de CCM por Unicaja, podría ser seguido por alguna otra operación similar por parte de Cajasol en los próximos años, lo que retrasaría aún más la gran caja andaluza y la temida decisión sobre su sede.

En cuanto al calendario, el proceso entre Unicaja y CCM podría durar meses, salvo que el BE apriete para forzar una fusión urgente. Esta hipótesis es posible porque la caja castellana tiene el mercado interbancario cerrado a cal y canto y sigue funcionando gracias a la ventanilla de urgencia del Banco de España, que actúa como prestamista de última instancia. Este recurso es escaso y además tiene un sobrecoste de un punto. Lo que significa que Medel y su equipo se tienen que dar prisa en su doble tarea de inspección y negociación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios