El FMI vuelve a rebajar sus previsiones para España

  • El organismo prevé una caída del PIB del 1,7% para este año y un déficit del 6,8%, muy lejos de los objetivos del Gobierno.

Comentarios 11

El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé una caída del Producto Interior Bruto (PIB) de España en 2012 del 1,7%, y en 2013 del 0,3%, y pronostica que el déficit fiscal en 2012 será del 6,8%, según la actualización de sus perspectivas económicas. Las proyecciones del FMI suponen una contracción de 2,8 puntos en 2012 y de 2,1 puntos en 2013 respecto a sus previsiones de crecimiento de septiembre pasado, y están enmarcadas en un contexto de crecimiento negativo en la zona euro de 0,5% en 2012. El déficit fiscal previsto para 2012 será de 6,8%, y de 6,3% para 2013, 1,7 puntos y 1,9 puntos peores, respectivamente, que en su informe de septiembre.

A pesar del empeoramiento de las previsiones económicas, el FMI destaca el "ajuste sustancial" del déficit fiscal español y el nuevo paquete de medidas para alcanzar la meta fijada, equivalentes al 1,1% del PIB, entre las que se incluyen el recorte del gasto y la subida de impuestos. La economía española aparece como una de las más afectadas entre las de mayor tamaño de la zona euro, junto con la italiana que sufrirá en 2012 una contracción de su PIB del 2,2%. Tanto España como Italia seguirán en recesión en 2013, cuando el FMI espera que la zona euro vuelva a un crecimiento positivo del 0,8%.

El organismo multilateral destaca que la zona euro es el principal foco de las tensiones e incertidumbres económicas que acechan a la economía global. Por ello, insta a las autoridades europeas a hacer frente a la crisis de la deuda soberana mediante una política monetaria más acomodaticia, un aumento de los "cortafuegos", medidas de apoyo al crecimiento, la recapitalización bancaria y la estimulación del crédito.

Europa frena el crecimiento mundial

La entrada en recesión de la zona euro frenará el crecimiento mundial hasta el 3,3% en 2012 y el 3,9% en 2013, e incrementa los riesgos por las tensiones financieras y la previsible reducción de la demanda, según el Fondo Monetario Internacional. Las nuevas cifras del FMI suponen una rebaja de 0,7 y 0,6 puntos, respectivamente, respecto a los datos de septiembre pasado, y retratan un escenario sombrío agudizado por la entrada en recesión de la zona euro en 2012.

Se prevé que la Eurozona se contraiga un 0,5% en 2012, para luego repuntar levemente en 2013 hasta el 0,8%, lo que supone un abrupto recorte de las últimas previsiones de 1,6 puntos para 2012 y 0,7 puntos para 2013. "El aumento de las primas de riesgo soberano, los efectos del desendeudamiento de los bancos y el impacto de medidas adicionales de consolidación fiscal" son las causas de este empeoramiento del panorama europeo, aseguró el FMI en su informe.

Asimismo, el FMI alerta sobre la tendencia general de las economías avanzadas de reducir fuertemente sus déficit fiscales, especialmente en la zona euro y EEUU, factor que en un momento de débil crecimiento puede acabar generando efectos contraproducentes. "Un mayor ajuste fiscal durante la ralentización podría exacerbar más que aliviar las tensiones del mercado a través de su impacto negativo en el crecimiento", precisó el informe. Olivier Blanchard, economista jefe del Fondo, advirtió de que un "ajuste fiscal demasiado rápido puede matar el crecimiento".

Las economías avanzadas bajan hasta un ritmo del 1,2% en 2012 y del 1,9% en 2013 (0,7 y 0,5 puntos menos que en octubre), desaceleración contenida por la recuperación de las economías estadounidense y japonesa. Estados Unidos ha registrado un repunte al alza en los tres últimos meses de 2011 hasta el 1,8%, crecimiento que mantendría en 2012 (único caso en que los pronósticos de septiembre no son rebajados entre las grandes economías), gracias al gasto de los consumidores. Japón, por su parte, ha experimentado un rebote mayor del esperado tras el terremoto de marzo pasado y su economía crecerá 1,7% en 2012.

Las economías emergentes también se ven afectadas por el contexto general de ralentización y sufrirán una ligera desaceleración hasta un 5,4% y 5,9% (0,7 y 0,6 puntos menos que en octubre) en sus perspectivas de crecimiento. No obstante, la región asiática, con China e India a la cabeza, siguen actuando a modo de locomotoras de la economía mundial, con crecimientos sostenidos para los próximos dos años superiores al 7% de su Producto Interior Bruto (PIB).

Como riesgos principales a los que se enfrentan las economías emergentes, especialmente en Asia y Latinoamérica, se subrayan la volatilidad de los flujos de capital y el descenso de la demanda de las economías avanzadas. En Latinoamérica, los pronósticos de crecimiento bajan 0,4 y 0,2 puntos frente a octubre, para situarse en el 3,6% y 3,9%, respectivamente. Brasil y México, principales economías de la región, muestran un ligero descenso de sus previsiones debido a las políticas de consolidación tomadas por los gobiernos para protegerse de la desaceleración general.

Otro factor que podría ahondar en el escenario negativo es que las condiciones financieras en Europa han empeorado a consecuencia del desendeudamiento de los bancos para mejorar sus posiciones, lo que está contrayendo el flujo de crédito por parte de las entidades financieras que afecta no solo a Europa. En este sentido, el FMI no descarta los riesgos a la estabilidad financiera internacional por el posible contagio de las tensiones de la zona euro, especialmente a Estados Unidos y otras economías emergentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios