Italia y Francia presionan al BCE para que compre deuda pública

  • La autoridad monetaria deja entrever que intervendrá en los mercados para aliviar la presión sobre España · Alemania insiste en que Grecia debe cumplir los ajustes

El primer ministro italiano, Mario Monti, y el presidente francés, François Hollande, indicaron ayer que para salir de la crisis de la Eurozona es necesario aplicar las decisiones adoptadas en el Consejo Europeo del 28 y 29 de junio -como la compra de deuda pública por parte del BCE para aliviar la prima de riesgo de los países periféricos-, lograr resolver la situación en Grecia y en España y avanzar en la unión bancaria y monetaria.

Ambos mandatarios se entrevistaron en la capital italiana en el marco de una cumbre bilateral, en la que participaron los titulares de las carteras de Economía, Exteriores y Asuntos Europeos. "Los europeos deben saber que estamos trabajando en este camino y resolviendo cuestiones" que se han presentado como "el pacto de crecimiento y de estabilidad, los mecanismos de intervención que permiten sostener a los países que, bien gestionados, pueden tener tasas de interés que consideramos excesivas", así como en las soluciones para Grecia y España.

La entrevista se produjo dos días antes de la reunión del Consejo Directivo del BCE de mañana, donde se espera se anuncien las posibles medidas excepcionales que avanzaron para aliviar la presión que se cierne sobre la deuda soberana de algunos países, como Italia y España. Asimismo, el 12 de septiembre, el Tribunal Constitucional alemán se tendrá que expresar sobre la compatibilidad del futuro Fondo Permanente de Rescate Europeo, MEDE, con las leyes del país.

En este sentido, el miembro alemán del comité ejecutivo del BCE, Jorg Asmussen, dejó ayer entrever que la entidad monetaria va a intervenir en los mercados de deuda soberana, ya que la última bajada de los tipos de interés no llega a la economía real en países como España e Italia. Por otra parte, Asmussen calificó de "inaceptables" las actuales dudas de los mercados sobre el futuro del euro y la Unión Monetaria.

En cuanto a Grecia, Hollande señaló que si el informe de la troika reconoce "la credibilidad y los esfuerzos de Grecia", sería posible estudiar una revisión de los plazos para que el país lleve a cabo su plan de saneamiento.

"Si el informe de la troika reconoce los esfuerzos y la credibilidad de Grecia, entonces sin poner a disposición más fondos se podría revisar la aplicación el plan de saneamiento", dijo. Monti puntualizó que la actual situación "es de espera" para ver cómo "evolucionan las cosas".

Sin embargo, Alemania volvió a exigir ayer a Grecia el pleno cumplimiento del programa de ahorro. "El punto central es la necesidad de que Grecia cumpla por completo con sus obligaciones y así se lo ha recordado de nuevo Schäuble a su colega griego", explicó el Ministerio de Finanzas alemán en un comunicado oficial emitido después del encuentro entre el ministro de finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, y su homólogo heleno Ioannis Stournaras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios