La Reserva Federal, dispuesta a actuar "si es necesario"

  • Bernanke admite su "preocupación" por la ralentización de la recuperación económica en Estados Unidos, pero no anuncia una nueva intervención en los mercados.

La Reserva Federal reconoció este martes su preocupación por la ralentización económica de Estados Unidos y, aunque no anunció una nueva intervención en los mercados, dijo "estar dispuesta" a actuar cuando sea necesario para impulsar el crecimiento.

El Comité de Mercado Abierto de la Fed celebró una reunión de un solo día en la que, tal y como se esperaba, se mantuvieron los tipos de interés de referencia en el mismo nivel en que estaban, el 0,25 por ciento.

La reunión se ha celebrado mientras prosiguen intensos debates sobre cuál debe ser el nuevo paso de la Fed, a la luz de la ralentización económica que vive EEUU, como prueba el 1,6 por ciento que creció en el segundo trimestre, muy por debajo del 3,7 por ciento del anterior.

En junio la Reserva Federal calculó que en 2011 la economía de Estados Unidos crecería en más del 3,5 por ciento. Actualmente los economistas del sector privado creen que el crecimiento será del 2,8 por ciento.

La próxima proyección de la Reserva se dará a conocer después de la reunión del Comité el 2 y 3 de noviembre.

Los analistas creen que el siguiente paso que adoptará la Fed, aun no anunciado, es un nuevo programa de compra de bonos del Tesoro, lo que aumentaría aun más su hoja de balance, que cuenta con dos billones de dólares en activos.

Para combatir la recesión que se inició en diciembre de 2007, y que acabo en junio de 2009, la Fed decidió bajar hasta mínimos históricos los tipos de interés, así como lanzar un programa de compras de títulos hipotecarios de 1,7 billones de dólares.

Como esto no fue suficiente, decidió reinvertir los recursos obtenidos de su cartera hipotecaria en la compra de bonos del Tesoro. Ahora de nuevo está a debate esta posibilidad, como vía para impulsar el crecimiento.

A finales de agosto el presidente de la Reserva, Ben Bernanke, dijo que el banco central hará todo lo que sea necesario para sustentar la reactivación económica, e indicó que él era partidario de compras adicionales de bonos del Tesoro.

En el comunicado de hoy, la Fed no se refiere a esta posibilidad, pero sí afirma que "seguirá vigilando" la situación económica y que "está preparada" para intervenir si la situación lo requiere.

La Fed afirma también que la inflación "está actualmente por debajo" de los niveles que considera adecuados para "promover el máximo empleo y la estabilidad de los precios".

El costo de vida en Estados Unidos aumentó un 0,3 por ciento en agosto y ha subido un 1,1 por ciento en un año, según el Departamento de Trabajo. La inflación interanual había sido de un 1,3 por ciento en julio.

El comunicado que ha difundido hoy la Fed se ajusta a las perspectivas de los expertos, que no esperaban un anuncio de un nuevo programa de compra de bonos del Tesoro, aunque sí una disposición de la Fed a acometer nuevas medidas si la situación económica lo requiere, como ha ocurrido.

La Fed sí ha reconocido que la situación económica es peor que en meses anteriores. "El ritmo de reactivación en la producción y el empleo ha bajado en meses recientes", indicó el comunicado.

Agregó que "el gasto de los hogares crece gradualmente pero sigue constreñido por el alto desempleo y el escaso crecimiento de los ingresos".

La decisión de hoy no fue unánime, y de nuevo el presidente del Banco de la Reserva Federal de Kansas City, Thomas Hoening, votó contra el mantenimiento de las tasas de interés en niveles históricamente bajos.

Hoening argumentó que ya no se necesita sustentar la espectativa de bajas tasas de interés por un período prolongado y que mantenerlas en ese nivel perjudicará el crecimiento a largo plazo.

Asimismo Hoening opinó que ya no es necesario que la Fed siga comprando bonos del Tesoro para mantener los tipos de interés en el nivel marcado, por debajo del 0,25 por ciento, como ha hecho hasta ahora.

Otros miembros del comité, como la presidenta del Banco de la Reserva Federal de San Francisco, Janet Yellen, -que está a la espera de ser confirmada por el Senado como la número dos de Bernanke- están a favor de más compras de bonos con el objetivo de contrarrestar el desempleo que, según el banco central, debería estar entre el 5 y el 6 por ciento.

El pasado mes de agosto la tasa de desempleo en EEUU se situó en el 9,6 por ciento, según datos oficiales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios