Sol Meliá busca fidelizar a sus clientes con un club de lujo de vacaciones

  • Los socios pueden alojarse una semana en un 'resort' en propiedad durante 50 años

Sol Meliá busca "captar y fidelizar clientes a largo plazo" y combatir la "desestacionalización" a través del club vacacional de la compañía, creado en 2004 y que actualmente cuenta con 25.000 socios, de ellos 2.000 españoles, como complemento a su negocio hotelero y en momentos en los que la ocupación está "muy necesitada".

El director de Sol Meliá Vacation Club (SMVC) para España, Juan Gil, destacó ayer en Madrid que aunque "legalmente hablando" el modelo es el del tiempo compartido, la oferta difiere totalmente porque "nuestro interés es establecer una relación con el cliente a largo plazo que no acaba con la venta".

Gil subrayó que la principal fuente de captación de clientes es la propia cadena hotelera y destacó que el peso de SMVC en la facturación de la compañía es "cada vez más importante".

Ser socio del Club da derecho al uso de la unidad que se contrate (de uno o dos dormitorios) durante 50 años, en cualquiera de los resort en propiedad disponibles a través de la adquisición de "opciones", una especie de moneda interna que puede traspasarse a familiares, amigos o y descendientes.

El precio medio ronda los 22.000 euros para estancias de una semana durante los 50 años según la temporada y el tamaño de la unidad, ya que la inversión puede ir desde los 18.000 euros (un dormitorio), hasta los 40.000 euros en el caso de cuatro plazas con una semana de estancia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios