Se busca técnico independiente y con idiomas para el Banco de España

  • El Gobierno tantea a la carrera un candidato preparado para la vacante que deja libre de manera anticipada Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

Comentarios 9

El Gobierno busca a la carrera un candidato preparado y con proyección internacional para la vacante más complicada del sector financiero español, el de Gobernador del Banco de España, que debe quedar cubierta antes de una semana. El próximo domingo el sillón que deja libre de manera anticipada Miguel Ángel Fernández Ordóñez debe estar ocupado por un nuevo Gobernador, lo que abre unos días de contactos con los partidos políticos y con los propios candidatos para cerrar el nombramiento.

Hasta el pasado viernes, el Gobierno no había establecido "contactos oficiales" con el PSOE para la cobertura de la vacante, según fuentes del principal partido de la oposición, aunque se supone que con los candidatos sí ha habido una aproximación. La decisión no es fácil, especialmente por la complejidad de la tarea que deberá abordar el nuevo Gobernador para cerrar la reestructuración de la banca española, que se ha convertido en el talón de aquiles que está minando la confianza exterior y la posibilidad de España de salir de la crisis.

También influye las reticencias de algunos de los candidatos para asumir esta tarea titánica, especialmente al constatar el desgaste personal y profesional que ha sufrido el Gobernador saliente, al que algunos han criticado con dureza por su incapacidad para gestionar la crisis. Uno de los candidatos considerados naturales para asumir esta responsabilidad, el consejero del Banco Central Europeo, José Manuel González Páramo, se retiró pronto de esta carrera para el sillón de Gobernador, lo que abrió pronto el abanico de posibilidades a otros expertos financieros.

El perfil que busca el Gobierno es el de un "técnico impecable, sin marchamos políticos, y con un reconocimiento dentro y fuera del país", según fuentes próximas al Ejecutivo. Algunos consideran que el paso de Fernández Ordóñez -un político vinculado al PSOE durante la mayor parte de su carrera profesional- ha deteriorado el prestigio de la institución, por lo que se buscaría a alguien con perfil más independiente.

Sobre la mesa se encuentran las propuestas de cinco expertos financieros, el consejero del Banco de España Luis María Linde, el director de Asuntos Jurídicos del BCE, Antonio Saenz de Vicuña, el responsable de Asuntos Monetarios del FMI, José Viñals, el ex presidente del ICO Fernando Becker, y el actual secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre. Sorprende la fuerza que ha adquirido este último nombre en las quinielas, sobre todo por la intención del Gobierno de nombrar a un experto sin vinculaciones políticas. Sin embargo, fuentes de su entorno señalan que Jiménez Latorre, un economista que se inició en la administración con Carlos Solchaga, bajo la presidencia de Felipe González, es un político independiente, no afiliado al PP, con una larga trayectoria profesional, que le ha llevado a Bruselas.

Otro de los nombres que ha cobrado fuerza recientemente es el de Fernando Becker, actualmente director de Recursos Corporativos de Iberdrola, pero que tuvo un papel relevante en la administración como presidente del Instituto de Crédito Oficial entre 1996 y 1999. Anteriormente, Becker -que no tiene una experiencia internacional relevante, a diferencia del resto- había sido consejero de Economía Hacienda de la Junta de Castilla y León.

Pese a estos nombres emergentes, el sector apuesta como el favorito por Luis María Linde, al que el Gobierno nombró hace solo unas semanas consejero del Banco de España, lo que desató las especulaciones sobre su ascenso al sillón de Gobernador. Linde tiene muchas ventajas para el cargo, entre ellas su amplia experiencia en la institución, y una clara desventaja, su edad, dado que con 67 años cumplidos solo podría cumplir la mitad del mandato, tres años, antes de abandonar el puesto por jubilación.

La incógnita sobre el futuro supervisor de la banca española se despejará de manera inminente, dado que antes de su nombramiento oficial, a final de semana, el ministro De Guindos debe comparecer ante el Congreso para defender la candidatura. Una vez resuelto este trámite, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, podrá elevar el nombre del candidato al rey para que proclame su nombramiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios