La Hermandad Matriz de Almonte celebra hoy elecciones a presidente

  • Al plebiscito están llamados 7.000 hermanos de un total de 12.000 inscritos · La campaña de los dos aspirantes se ha caracterizado por las buenas formas · Al cargo se le equipara con el 'otro' alcalde.

Comentarios 2

Hace algo más de un año José Joaquín Gil descartó la posibilidad de entrar en política asegurando que el cargo de presidente de la Hermandad Matriz de Nuestra Señora del Rocío de Almonte colmaba todas sus aspiraciones como almonteño a la par que, de forma subliminal, dejaba entrever que este puesto era más importante que ser alcalde del municipio.

Hoy esa alcaldía rociera se la disputan dos candidatos: Juan Ignacio Reales y Manuel García; quienes actualmente desempeñan en el seno de la entidad religiosa las responsabilidades de vicepresidente primero y segundo, respectivamente.

La lista de Juan Ignacio Reales se encuentra integrada por cinco miembros de la actual junta y es la oficial, al haber sido propuesta por ésta en virtud de las reglas que rigen la Matriz y a efectos de evitar un vacío de poder en el hipotético caso de que no concurra ninguna otra candidatura.

La liderada por el empresario Manuel García está compuesta por seis miembros de dicha junta, que en este año cierra sus cuatro de mandato.

Al plebiscito de hoy viernes están llamados más de 7.000 hermanos, de los 12.000 inscritos en la Matriz.

Si en la elección de hermano mayor fueron más de 2.500 los votos emitidos, para la ocasión se espera que la cifra aumente considerablemente.

La historia indica que la candidatura oficial siempre se ha impuesto en las urnas, si bien en esta ocasión la igualdad se espera máxima por el carisma y pedigrí como rocieros de los candidatos, así como la calidad humana y personal de los miembros que integran sus listas.

En cuanto a la campaña propiamente dicha, mucho tendrían que tomar nota los políticos al celebrarse exenta de cualquier tipo de crítica personal, con un exquisito cuidado de las formas y tratando de no incurrir los líderes en promesas vacuas y a todas luces irrealizables.

Fiel a este decálogo ético en esto días los aspirantes sólo han tratado de escenificar un breve esbozo de su hoja de ruta en el hipotético caso de alcanzar la presidencia.

Las similitudes entre sus propuestas son la nota común, existiendo unanimidad de criterios a la hora de continuar prestando máxima atención a la labor social que ha promulgado José Joaquín Gil y que ambos candidatos reafirman su voluntad de potenciar.

Las diferencias, por tanto, se bifurcan en matices o proyectos, aunque todos ellos tienen como denominador común el tratar de seguir una línea continuista, principalmente porque ellos, en mayor o menor medida, han sido partícipes, desde sus cargos de vicepresidentes, de los logros y aciertos. Las diferencias se observan al poner la lupa sobre iniciativas más concretas.

Reales confía en poner en marcha el archivo-biblioteca de la hermandad con objeto de "servir para el estudio, la investigación y la consulta de los rocieros". También confía en "la creación en el santuario del Museo de El Rocío, donde podamos tener expuesto de forma permanente el enorme patrimonio histórico y artístico que tiene la Hermandad Matriz, si bien ve "prioritario" restituir "el clima de unidad que se ha visto "algo resentido" a cuenta del proceso electoral.

García tiene entre sus líneas maestras continuar embelleciendo el santuario. El empresario fija entre sus objetivos la necesidad de formar a los más pequeños a la hora de entender la dimensión mariana y religiosa de la romería y lo que ésta representa para Almonte.

El pueblo soberano decidirá después de la media noche de hoy el representante de una hermandad que presume de ser heredera y guardián del fervor a la Patrona almonteña y cuyo papel social y religioso es un pilar del municipio. Y un altavoz para todos los rocieros del mundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios