El casco que esperaba al alcalde

l Solo y abandonado, dejado atrás sobre una mesa cuando los asistentes ya habían pasado de largo. El protector de la regia cabeza del regidor municipal, se quedó sin poder cumplir el cometido por el que sería recordado: iba a ser el encargado de proteger la primera testa almeriense en su visita al estacionamiento subterráneo de la calle Padre Méndez. Estaba todo dispuesto para la recepción de la comitiva cuando, el alcalde decidió dar una oportunidad y presentar en sociedad a un flamante nuevo casco que compartía con él su propio vehículo. Dicen que es por la acumulación de obras a visitar, lo que daría más confianza a su portador al no tener que adaptarlo constantemente, pero el destino que tenía preparado al perdedor, fue muy triste.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios