España

ETA irrumpe en la campaña

  • La banda terrorista hace estallar ocho kilos de explosivo en una sede del PSE en Guipúzcoa sin causar víctimas · López dice que la "fuerza de voluntad" de los socialistas es "infinitamente superior a las bombas"

Comentarios 1

Dos semanas después del último atentado en Madrid, ETA irrumpió ayer en plena campaña electoral vasca y gallega con la colocación de una bomba en la sede del PSE de la localidad guipuzcoana de Lazcao, que estalló sobre las tres de la madrugada del lunes con ocho kilos de explosivo en su interior. La explosión provocó enormes daños materiales pero no causó heridos. Poco antes del aviso, la Ertzaintza había localizado una mochila junto a la sede del edificio, por lo que se había acordonado la zona y desalojado un bar próximo avisando a todos los vecinos de los alrededores. La sede había estado cerrada por obras durante nueve meses, y se reabrió el pasado 2 de febrero.

Un comunicante anónimo que dijo hablar en nombre de ETA llamó al servicio de asistencia en carretera DYA de San Sebastián a la 01:00 de la madrugada alertando de que la explosión tendría lugar una hora más tarde. Poco antes del aviso, una patrulla de la Ertzaintza había detectado la presencia de una mochila sospechosa ante la puerta de la casa del pueblo, por lo que se acordonó la zona, se desalojó un bar y se avisó a los vecinos.

Tras el primer aviso a la DYA, la misma persona que había llamado en nombre de ETA rectificó y dijo que la bomba estallaría a las tres. La explosión causó importantes daños materiales en la sede y en la fachada, y al lugar, acordonado por la Ertzaintza, se desplazaron poco después del estallido expertos en desactivación de explosivos.

Con la luz del día, la zona continuó acordonada y los agentes de la Ertzaintza analizaron el estado de la fachada del edificio afectado y recogieron pruebas. La sede de Lazcao llevaba tan sólo 21 días abierta, después de nueve meses de obras durante los que había sido remodelada. Al acto de reinauguración -el pasado 2 de febrero-, acudió la ministra de Igualdad, Bibiana Aido, junto con el secretario general del PSE y candidato de esta formación a lehendakari, Patxi López. Según los socialistas, ésta es la primera ocasión en la que esta casa del pueblo es objeto de un ataque con bomba ya que, hasta este momento, había pasado "bastante desapercibida" para los violentos, a diferencia de otras que acumulan decenas de sabotajes. Y ello ocurrió a pesar de la vigilancia que recibía de la Ertzaintza.

Poco después de conocer el ataque, el lehendakari, Juan José Ibarretxe, afirmó que "las pistolas y las bombas no tienen ningún papel que jugar, ni en la vida política ni social de la sociedad vasca", que ha dicho ya ETA kanpora (fuera) para siempre". En un acto celebrado en Irún, Ibarretxe trasladó su solidaridad al PSE, al tiempo que se dirigió a ETA para señalar que "tienen que saber que aquí hay una sociedad madura que aspiramos a vivir en paz, que todos sabemos que la violencia, la bomba y los asesinatos no tienen razón de ser", dijo.

El alcalde de Lazcao, Patxi Albisu, del PNV, también condenó el atentado y aseguró que "estos actos hacen más daño al mundo nacionalista". La Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Lazcao, en el que están representados PNV, PSOE-EE, PP y Aralar, aprobó por unanimidad un texto de condena del atentado.

Por su parte, el líder de los socialistas vascos y candidato a lehendakari, Patxi López, afirmó estar "harto" del discurso de Juan José Ibarretxe, sobre que "los que ponen bombas tienen que tener voz" y "deslegitimando" las elecciones autonómicas vascas. López aseguró que "la fuerza de la voluntad" del PSE es "infinitamente superior a las bombas".

Para el líder del PP vasco y candidato a lehendakari, Antonio Basagoiti, lo importante es lograr unas instituciones cuya prioridad sea derrotar y acabar con "esta panda de energúmenos y asesinos". "Con esta gente, palos, hasta que se den cuenta de que no consiguen un objetivo político", afirmó.

Al ataque contra la sede del PSE en Lazcao se sumaron otros actos violentos, como el lanzamiento de pintura por parte de un grupo de desconocidos contra la vivienda de la ex concejal socialista de Azpeitia (Guipúzcoa) Manoli Uranga, así como el lanzamiento de cócteles molotov contra dos sucursales bancarias en la localidad guipuzcoana de Tolosa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios