El Gobierno advierte de que sólo convocando elecciones "no se arreglan las cosas"

  • El PSOE insiste por otro lado en que una convocatoria de comicios autonómicos sin declaración de independencia frenaría la aplicación del 155.

El ministro de Justicia, Rafael Catalá. El ministro de Justicia, Rafael Catalá.

El ministro de Justicia, Rafael Catalá. / EFE

Comentarios 2

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha considerado este martes que la comparecencia del presidente catalán, Carles Puigdemont, en el Senado sería "un buen paso" para un diálogo y la búsqueda de soluciones, pero ha advertido de que con la mera convocatoria de elecciones "no se arreglan las cosas". Ha asegurado también que el Senado será quien tenga que tomar la decisión respecto a la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña si finalmente el presidente de la Generalitat convoca los comicios.

"Si no se habla, no se solucionan los problemas", ha dicho Catalá en una entrevista en Radio Nacional, en la que, no obstante, ha confiado en que la posible comparecencia de Puigdemont en la Cámara Alta sea para aportar soluciones dentro de la Constitución y las leyes. Pero si es para ratificar sus posiciones en torno a la independencia, "lamentablemente no podemos ir más que con las medidas aprobadas por el Gobierno", es decir, con las del artículo 155 de la Carta Magna.

El titular de Justicia ha opinado que exclusivamente con una convocatoria de elecciones en Cataluña no se arreglan las cosas, sino que debería estar acompañada de que Puigdemont concretara si declaró la independencia ante el Pleno de Parlament y si acata las leyes y la Constitución. Aunque ha recordado que el presidente catalán "ha tenido muchas oportunidades" de rectificar y no lo ha hecho hasta ahora, Catalá ha dicho sentirse confiado y moderadamente optimista.

Respecto a la posibilidad de que, si se declara unilateralmente la independencia, Puigdemont pueda ir a la cárcel, el ministro se ha limitado a afirmar que sería un "flagrante incumplimiento de las leyes". No ha querido anticiparse a la posibilidad de que Puigdemont incurriera en un delito de sedición y rebelión: "No hay que anticipar estos hechos; son penas de privación de libertad de muchos años, son palabras mayores".

Tras reconocer que es muy difícil saber lo que va a pasar y recordar que los parlamentarios catalanes cuentan con maneras de "salvar su responsabilidad" en una posible votación de la independencia (no participar en la votación o votando en contra), Catalá ha asegurado que "no es tan difícil separarse de esa locura a la que se está llevando a Cataluña".

Catalá ha subrayado que es "en el Senado donde hay que mantener ese debate" después de que el Gobierno haya aprobado una serie de medidas y las haya remitido a la Cámara Alta para su debate en el pleno del próximo viernes. No obstante, el ministro ha aprovechado para insistir en que un proceso electoral "no convalida" los reiterados incumplimientos.

Catalá ha confiado en que el viernes se produzca un debate en el Senado en el que "ojalá" el presidente de la Generalitat acuda a defender sus posiciones y sea en esta cámara donde "se tomen las decisiones que se tengan que tomar". Entre ellas y "sin anticipar escenarios" Catalá ha avanzado que, en caso de que el Senado dé el visto bueno a la propuesta del Ejecutivo, y por tanto a la aplicación de las medias del artículo 155, será necesario como primer paso que el Gobierno dicte un decreto para promover el cese de todo el Govern.

El PSOE insiste en que una convocatoria de elecciones sin DUI frena el 155

La portavoz del PSOE en el Congreso, Margarita Robles, ha insistido por contra en que una convocatoria de elecciones de Puigdemont "en el marco de la legalidad vigente y con rechazo a cualquier DUI comportaría que no se ponga en marcha" el artículo 155 de la Constitución. "Ni política ni jurídicamente sería necesaria la aplicación del 155", ha subrayado.

Robles ha defendido que esta posición "muy clara" de los socialistas coincide con la manifestada por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, mientras que el ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha advertido esta mañana de que con la mera convocatoria de elecciones "no se arreglan las cosas".

La portavoz socialista y ex magistrada del Tribunal Supremo ha argumentado que la ley de referéndum y la de transitoriedad "no existen, no tienen virtualidad jurídica ni política, porque han sido declaradas nulas por el Tribunal Constitucional", lo que supone que la convocatoria de elecciones por parte de Puigdemont en el marco de legalidad y la Constitución "sería una manifestación de acatamiento" de dicho marco.

Casado dice que "ningún truco" va a detener el artículo 155

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, ha asegurado por otro ladoque una convocatoria anticipada de elecciones no detendría la aplicación del artículo 155 y ha dicho al presidente de la Generalitat que "ninguna treta ni ningún truco" va a parar la defensa de la legalidad.

En unas declaraciones al término del desayuno informativo de Fórum Europa con la ministra de Agricultura y Pesca, Isabel García Tejerina, Casado ha pedido a Puigdemont que "no juegue con las instituciones, buscando plazos donde no los hay" y le ha recordado que ya habido "muchas prórrogas". Y por ello, le ha exigido que cese en ese "juego de trileros" de ver "qué plazo cambio o qué carta contesto".

Casado ha insistido en que el Gobierno de España ha sido "lo suficientemente prudente y proporcional" en su respuesta y "no sería serio" que la Generalitat volviera a jugar con las instituciones. El responsable del PP ha insistido que ahora toca al Senado la tramitación del 155 y a Puigdemont decidir -"si tiene a bien"- ir al Senado a defender sus argumentaciones. Pero pretender, ha reiterado, que con una convocatoria de elecciones no haya respuesta constitucional "a todo lo que ha hecho, eso es algo excesivamente irresponsable".

Respecto al llamamiento a "la desobediencia civil" de la CUP, Casado ha considerado que "someter a la Función Pública -que es excelente en España y también en Cataluña- a esa desobediencia tendrá consecuencias administrativas y si va acompañada de violencia, también penales". Por ello, ha insistido en pedir a la Generalitat que "vuelva al sentido común" pero le ha recordado que todo lo hecho "no les va a salir gratis, no se van a ir de rositas".

En el mismo sentido, el vicesecretario de Sectorial del PP, Javier Maroto, ha advertido de que Puigdemont "tendría que dar la vuelta la tortilla de todo lo que ha dicho en los últimos meses" y "ojalá lo haga porque está a tiempo". De hacerlo, ha añadido, el Senado "vería qué respuesta le da".

Maroto ha expresado su deseo de que Puigdemont acuda al Senado, aunque si lo hace, ha apuntado, debería abandonar el "idioma de jeroglíficos" que ha estado utilizando, con el que "no se sabe si dice una cosa o la contraria".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios