Guerra al "apartheid' sanitario"

  • Cientos de personas se manifiestan en varias capitales contra la reforma sanitaria, que deja fuera de cobertura básica a más de 150.000 inmigrantes irregulares

Comentarios 25

Cientos de personas protestaron ayer en varias ciudades de España contra la anulación de la tarjeta sanitaria de los inmigrantes que no cuentan con permiso de residencia en España, una decisión que califican de "apartheid sanitario" y de "xenófoba".

La medida afecta a más de 150.000 inmigrantes irregulares y está incluida en un decreto de medidas urgentes de ahorro del Gobierno para salvaguardar el futuro de la Sanidad pública.

Una treintena de organizaciones y colectivos de la sociedad civil, asociaciones de inmigrantes y refugiados y de defensa de los derechos humanos, agrupadas en la red por el Derecho a tener Derechos, convocaron una concentración frente al hospital madrileño Gregorio Marañón.

Los asistentes, muchos de ellos extranjeros que residen en España, corearon proclamas como "ningún ser humano es ilegal" o "Partido Popular, Ku Klus Klan", al tiempo que pedían la dimisión de la ministra de Sanidad, Ana Mato.

También portaron pancartas en las que se podía leer No a las medidas discriminatorias y racistas o Recortes en Sanidad = muerte.

Mientras se gritaba "no son recortes, son ejecuciones", los asistentes escenificaron la supuesta desatención que van a sufrir a partir de ahora cayendo desfallecidos en el suelo, con la música de fondo de una ambulancia que nunca llegaba. Finalmente, rodearon el hospital unidos por sus manos.

El tráfico se vio interrumpido varias veces, por lo que los agentes de la Policía Nacional se vieron obligados a exigir a la gente que desalojara la vía, especialmente ante la imposibilidad de las ambulancias de acceder al centro sanitario.

Yoro, de 22 años y procedente de Gambia, quiso hablar en nombre de su mejor amigo, que padece cáncer de hígado y que no tiene papeles, ante el temor de que se quede sin tratamiento. "Vamos a morir si no nos atienden, el Gobierno tiene que rectificar, no puede abandonarnos a nuestra suerte porque no tenemos dinero para pagar los tratamientos".

Un inmigrante senegalés de 30 años, de nombre Fallou, rodeado de un grupo de amigos indocumentados y sin trabajo, pidió a las autoridades sanitarias que no les dejen "tirados" porque han llegado a España buscando "una situación mejor" y no tienen "a donde ir".

Además de en Madrid, ayer se celebraron concentraciones en protesta contra la desatención sanitaria a los inmigrantes irregulares en Valencia, Lanzarote, Burgos, y Las Palmas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios