Doble boda en Luxemburgo

  • El heredero del Gran Ducado de Luxemburgo , el príncipe Guillermo, y su prometida, Stéphanie de Lannoy, se casarán por lo civil el 19 de octubre y por la Iglesia al día siguiente. 350.000 euros le costará al pueblo el evento.

Será la boda del último príncipe europeo que quedaba soltero. Y como toda boda real que se precie, tendrá doble celebración. El príncipe Guillermo de Luxemburgo y la condesa Stéphanie de Lannoy se dirán el 'sí quiero' por partida doble dentro de tres semanas. El viernes 19 de octubre tendrá lugar el enlace civil, y al día siguiente se oficiará la ceremonia religiosa. Además, las diferentes celebraciones se extenderán a lo largo de todo el fin de semana. Los Príncipes de Asturias, Don Felipe y Doña Letizia, ya han confirmado su asistencia en representación de la Casa Real española.

La casa ducal ha informado ya del programa de actos, que arrancará el viernes 19 con la celebración de la boda civil en el Ayuntamiento de Luxemburgo a las tres y media de la tarde. Se instalarán pantallas gigantes en la céntrica plaza Guillermo II para seguir la llegada de los novios e invitados al edificio consistorial. Asimismo, una vez casados, la pareja hará un recorrido por la ciudad a fin de recibir las primeras felicitaciones de los ciudadanos de a pie. Las actividades continuarán a las siete y media de la tarde con una gran cena de gala en el Palacio Ducal para dar la bienvenida a los diferentes representantes de las casas reales .

Además de Don Felipe y Doña Letizia, la primera lista de invitados -aún por cerrar- incluye también a los reyes Harald y Sonia de Noruega, los príncipes herederos Haakon y Mette-Marit de Noruega, la princesa Marta Luisa de Noruega y Ari Behn, Victoria y Daniel de Suecia, la reina Beatriz de Holanda, Guillermo y Máxima de los Países Bajos y el príncipe heredero Naruhito de Japón.

Todos ellos, y algunos más, estarán presentes el sábado 20 de octubre a las once de la mañana en el acto central y más importante (que incluso se ofrecerá por televisión): la boda religiosa, que tendrá como escenario la catedral de Nuestra Señora de Luxemburgo.

A la una habrá una recepción oficial en el Palacio Ducal. Pero ahí no acabarán los festejos, pues la boda del heredero también ofrecerá un espectáculo musical en el centro de la ciudad a partir de las seis de la tarde y fuegos artificiales a las ocho y media. Una ocasión especial que costará al erario público 350.000 euros en concepto de seguridad, recepciones oficiales y derivados de la celebración religiosa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios