Enrique del Pozo, un abuso que le ronda por los platós

Hasta ahora sería un asunto que lo tenía en la recámara. No debería de pensarse que es una triquiñuela o una historia exagerada o retorcida para servirla en la televisión de forma oportunista. Enrique del Pozo, ex cantante infantil, ex canción del verano, contertulio y polemista cada vez que puede, ha adelantado, sin cobrar, que durante su infancia sufrió abusos sexuales por parte de un sacerdote. Ya está. Se ha desahogado de ese trauma que le atenazaba. Con esa historia espera ahora que le lleguen los programas del corazón e hígado a poner sobre la mesa el dinero necesario para que Enrique detalle esas desagradables sensaciones y pesadillas de sus tiempos impúberes. Y también de qué manera le han podido influir en su comportamiento adulto.

Esperemos que ni a él, tras pasar por taquilla, ni a nadie, se le ocurra decir que una amargura infantil late tras los sones de Amigo Félix, del Disco Chino y de las canciones de la Tabla de Multiplicar que han memorizado tantos niños de España. Viva el Alibombo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios