Victorio & Lucchino fabrican magia en el 'Cibelespacio'

  • Los sevillanos destacan en el domingo de Madrid Fashion Week con su colección Capricho natural al lado de nombres consolidados como Adolfo Domínguez o Agatha Ruiz de la Prada.

Comentarios 6

"Siempre son mágicos, reflejan perfectamente la luz de Sevilla y por eso me veo reflejado como torero que soy. Todo es arte y lo fundamental es transmitirlo". Con estas palabras y de un modo cálido el diestro Óscar Higares quiso hacer una previa valoración justo antes del aclamado desfile de ayer de Victorio & Lucchino en Cibeles Madrid Fashion Week. A la torera hora de las cinco de la tarde Capricho Natural, el nombre de la colección, se presentaba ante el público. Óscar Higares y su mujer, Tessa de Bvaiera, Paz Padilla, el actor Miguel Ángel Silvestre (imagen navideña de la firma), Mónica Hoyos o los cantantes Hugo, Nuria Fergó o Natalia formaban parte de los asistentes.

Múltiples estampados florales fueron protagonistas de una "mágica" colección cargada de colores. Del beige al rojo, pasando por los tonos tierra, gama de azul y oscuros como el chocolate, conformaban la desenfada tonalidad de la apuesta andaluza, un reflejo del espíritu andaluz. Miguel Ángel Silvestre, por ejemplo, mostraba su apoyo a la pareja y resaltaba la expectación con que fue acogida Capricho natural. V&L sorprendió a los asistentes al Cibelespacio con sus detalles étnicos y afros, con plumas apaches y cascabeles en todos sus complementos. Jon Kortajarena fue uno de los participantes en el desfile. Desfiló como él sabe hacerlo, trayendo como primicia los shorts para hombres, largos pañuelos y chaquetas cortas. Todo en los tonos más llamativos y vivos. Los vestidos para ellas evocaban a princesas salvajes gracias al estilo y al movimiento logrado a través de las gasas, inspiración en el aire, otro elemento importante que se hace paso la colección que José Luis y José Victor han querido transmitir con Capricho Natural. Los flecos y las flores han logrado darle el reflejo andaluz que siempre tienen en cuenta para el diseño de las prendas. Los tonos azules, inspiración directa del agua como elemento, estuvo presente en los vestidos asimétricos repletos de fantasía.

Compartía velada con la firma sevilla nombres como Adolfo Dmínguez, que regresaba a Cibeles con una colecciones que corroborraba su excelente momento. En este caso ha deconstruido patrones con líneas inspiradas en la arquitectura de Gaudí, cuyos elementos centrales son los escotes asimétricos, los cortes diagonales, las espaldas desnudas y los huecos trabajados. Sedas, shantung lavadas, crepe, paillettes y voiles de seda con acabado pergamino se conjugaban en sus propuestas primaverales. El acento lo ponía en pantalones acampanados, con faldas a media capa.

En su más puro estilo, Agatha Ruiz de la Prada hizo del color vivo su seña de identidad, que permanece como mucha fuerza, en una colección en la que ha buscado la comodidad. Organzas, sedas, lino combinados con lentejuelas, bolas de colores cosidas a los vestidos y algodón reinterpretan los iconos de Agatha. Para poner fin a la jornada, Lemoniez mostró una colección que ha buscado su inspiración en los inicios de los 70, con vestidos largos, tipo túnica, sin complicaciones. Sita Murt, por su parte, ideó una colección optimista, con el verde clorofila como hilo conductor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios