La Alhambra, libre de carritos de bebé

  • La dirección del Patronato prohibirá que los cochecitos para niños puedan acceder a los palacios nazaríes para evitar la erosión que causan en el pavimiento de las áreas de especial protección

Buscar el equilibrio entre el mantenimiento de la Alhambra y la accesibilidad del monumento no es una tarea fácil. Mientras se intenta que las sillas de ruedas y los carritos para niños puedan acceder a la máxima extensión posible del recinto nazarí, la erosión que éstos causan sobre el pavimento daña de forma relevante el suelo de los palacios.

Por ello, el Patronato de la Alhambra y el Generalife ha decidido tomar una nueva medida en el recinto monumental, consistente en limitar el acceso de los carritos de bebé a los palacios nazaríes, según adelantó la directora del mismo, María del Mar Villafranca.

"Los carritos de los niños no podrán entrar al área palatina, pero para ello tenemos que habilitar un sitio para dejarlos", añadió Villafranca. Este punto es el mayor problema de la iniciativa, ya que la entrada a los palacios nazaríes no coincide con la salida de la vista, que suele ubicarse en el Generalife, y existe una importante distancia entre ambos accesos.

Aunque parece que la mejor opción es instalar una especie de consigna para carritos -en la que los visitantes puedan dejar sus pertenencias con garantías y sin riesgo de robos-, no está claro dónde ni cómo instalarla para evitar largos desplazamientos. "Estamos estudiando soluciones para que los padres no tengan que estar dando vueltas", explicó la responsable del monumento granadino.

Junto a esta propuesta, la directora del Patronato de la Alhambra anunció que otra de las medidas que se adoptará durante el próximo año será la instalación de un ascensor en el Palacio de Carlos V, con el cual las personas con minusvalías puedan acceder fácilmente a la primera planta, donde se encuentran ubicados los museos de Bellas Artes y el propio de la Alhambra. No obstante, "aún hay que determinar cuál es la mejor alternativa para minimizar el impacto en el edificio", insistió Villafranca.

Más ambicioso aún es el estudio sobre la pavimentación del circuito que están realizando los técnicos del Patronato de la Alhambra y el Generalife. Los funcionarios están analizando las zonas "que presentan mayores problemas y más resistencia", comentó Villafranca, quien indicó que "el pavimento es de lo que más se deteriora dentro del recinto", especialmente si se trata de zonas cuyo suelo es empedrado.

"Es una idea que ya se empezó a barajar hace más de un año", afirmó la directora del Patronato alhambreño, aunque por el momento sólo el área que discurre entre el Paseo de los Nogales y el Teatro del Generalife será rehabilitada totalmente. No obstante, Villafranca dejó entrever que no será la única zona que se someterá a reforma a lo largo de 2008.

Además de aquellas otras ideas que se sumen a posteriori, estas tres iniciativas se integran dentro del Plan de Mantenimiento de 2007 de la Alhambra. Sin embargo, todas las propuestas aún deben ser sometidas a la valoración de la Comisión Técnica, que tendrá lugar en la jornada de hoy. Una vez obtengan el visto bueno de la comisión, los proyectos serán desarrollados y se les asignará una partida presupuestaria, según aseguró Villafranca.

En este sentido, la directora de la Alhambra explicó que "el monumento intenta adaptarse como puede, pero hay que tener en cuenta que la Alhambra es la Alhambra". No obstante, recordó que el palacio rojo cumple la Ley de accesibilidad que impone que el 10 por ciento del monumento esté adaptado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios