Almuñécar tiene hoy una cita inédita con las urnas

  • Más de 18.000 sexitanos están llamados hoy a votar sobre el Plan General de Ordenación Urbana que se aprobó por el pleno municipal hace cuatro años

Almuñécar se convertirá hoy en el primer municipio de España que consultará a sus vecinos sobre su Plan General de Ordenación Urbanística, una herramienta prevista en la normativa de la que nunca antes había echado mano ninguna entidad local del país. 17.885 ciudadanos españoles del municipio y 863 extranjeros con derecho a voto están llamados hoy a las urnas para decir sí o no al documento de planeamiento urbanístico aprobado inicialmente en agosto de 2005.

La jornada electoral se pondrá en marcha a las 9 de la mañana -hasta las 8 de la tarde-, con el principal interrogante centrado en la participación, pues en este punto se han centrado especialmente los esfuerzos del equipo de gobierno de Juan Carlos Benavides. Un despliegue de medios publicitarios que suscitó gran polémica -con grandes carteles repartidos por los puntos más estratégicos de Almuñécar y La Herradura-, junto a diversas reuniones con colectivos vecinales y sociales, han tenido como objetivo despertar el interés de la ciudadanía por acudir a la convocatoria, y hoy se conocerá el resultado de esta campaña.

La celebración de este referéndum es un sueño hecho realidad para el alcalde sexitano, que desde hace más de tres años viene bregando por llevarlo a efecto. Eso sí, este periodo ha hecho que la convocatoria quede un tanto desactualizada, pues la pregunta concreta que se les hará a los sexitanos es "¿Respalda usted el acuerdo del Ayuntamiento pleno de fecha 17 de agosto de 2005 aprobando inicialmente el PGOU de Almuñécar?".

Ese documento ya no existe tal cual se aprobó, pues ha sufrido importantes recortes en la aprobación provisional. De hecho, hoy ni siquiera recoge las grandes infraestructuras turísticas previstas entonces, como puertos deportivos o campos de golf, que se tramitarán por separado. Sin embargo, Benavides argumenta que "el espíritu se mantiene", puesto que se trata de un proyecto para "25 o 30 años", que será abordado en sucesivos planeamientos urbanísticos.

El 14 de diciembre de 2005, cuatro meses después de la aprobación inicial del Plan, el pleno dio luz verde a propuesta del equipo de gobierno a la convocatoria de un referéndum para consultar a los ciudadanos sobre el proyecto urbanístico. El punto salió adelante con los votos a favor del PA -entonces el partido de Benavides-, el PP y el concejal no adscrito Andrés Palacios, mientras que el PSOE se abstuvo. El argumento del alcalde era "forzar al máximo la democracia participativa y la toma de decisiones, no solamente por los representantes legítimos de los ciudadanos sino también por ellos mismos".

Al mes siguiente la propuesta debió volver a pleno, después de que se subsanaran algunos defectos de forma planteados mediante alegaciones por la Junta de Andalucía, organismo encargado de trasladar la petición al Gobierno central. El 1 de septiembre de 2006 el Consejo de Ministros rechazó la celebración de la consulta popular, argumentando que debía ser convocada conjuntamente con la Junta de Andalucía.

No contento con el acuerdo, el Consistorio presentó un recurso ante el Tribunal Supremo, que en octubre de 2008 terminó dándole la razón, alegando que la aprobación inicial de los planes urbanísticos competen exclusivamente a los gobiernos locales. Una decisión que sin dudas sentará jurisprudencia, y que según el propio Juan Carlos Benavides motivó que numerosos ayuntamientos del país solicitaran a Almuñécar una copia de la sentencia para una futura aplicación.

Tras la decisión, los partidos que votaron a favor del Plan, Convergencia Andaluza y el PP, manifestaron su beneplácito por la medida judicial, mientras que el resto de grupos afirmaron "respetarla". Tras la convocatoria del referéndum para el Día de Andalucía, se abrió otra polémica sobre su utilidad, pues el documento de aprobación inicial ya se había quedado obsoleto. No obstante, Juan Carlos Benavides defendió su convocatoria como bandera del resguardo de la autonomía municipal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios