"Ampararse en cartas amenazantes es propio de la extinta Unión Soviética"

  • Sebastián Pérez pide a la Diputación que rinda cuentas sobre las negociaciones y no "escurra el bulto" objetando intimidaciones

El ya prácticamente defenestrado Centro Guerrero se ha convertido en el nuevo elemento estrella del escarnio político. Tal y como era previsible, la marcha del legado del artista, que se producirá como muy tarde el 31 de diciembre, vuelve a enfrentar (y la batalla durará unos días) a los partidos que gobiernan la Diputación -IU y PSOE- con el PP, que con vistas a las próximas elecciones, convierte en promesa electoral el mantenimiento de los fondos del pintor en su ciudad natal si gana en la provincia.

Así, mientras el presidente provincial de los populares, Sebastián Pérez, sostiene que la única razón por la que los granadinos van a "perder" la obra del creador es "la notable irresponsabilidad" de los dirigentes del ente provincial, la diputada de Cultura, Asunción Pérez Cotarelo, aseguró ayer que las negociaciones con los herederos para la permanencia de su legado "pudieron romperse" por la intervención del PP "en el momento en que empezaba a vislumbrarse una solución con la familia".

Así, valora que la oferta de Juan García Montero, concejal de Cultura, de que el legado fuera trasladado al Manuel de Falla, "pudo boicotear la solución al conflicto" que, tras el fracaso de las conversaciones con Caja Granada, ha tenido como resultado la marcha de las obras del centro artístico que hasta ahora ha llevado su nombre en el centro de la capital.

Pero la retahíla de acusaciones cruzadas da para más, ya que Pérez llega a criticar que los dirigentes de IU en la institución se "amparen" en cartas amenazantes y advertencias legales por parte de los abogados de los herederos para no informar sobre el proceso de negociación, que finalmente se vio frustrado. En este sentido, asegura que estas técnicas de "escurrir el bulto" son "más propias de las extintas políticas de la Unión Soviética".

Además, el líder de los populares asegura que el interés del presidente de la Diputación, Antonio Martínez Caler, "nunca ha sido preservar la entidad cultural y granadina de la obra de Guerrero", sino "dar alas a sus compinches de gobierno, los diputados de IU, para montar un nuevo chiringuito, bajo la denominación de Centro de Arte Contemporáneo, con el que seguir imponiendo a sus anchas con el dinero de todos los granadinos".

Por si esto fuera poco, Pérez ha manifestado que Martínez Caler, y su "corte de supuestos expertos en Cultura" llevan dos años "vilipendiando el interés cultural de los cuadros de Guerrero, anteponiendo los intereses privados y partidistas sobre los públicos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios