Aparecen nuevos restos del alfar romano del Campus de Cartuja

  • Las obras de ordenación del tráfico han puesto al descubierto más estructuras del complejo alfarería declarado BIC

Comentarios 1

Se ha confirmado lo que ya se sospechaba: la posibilidad de que apareciesen nuevos restos arqueológicos en la zona de la Campus de Cartuja, donde se están realizando las obras de reordenación del tráfico y canalizaciones. En la zona de la Facultad de Teología han aparecido restos de estructuras que estarían vinculados al complejo del alfar romano que ya cuenta con la catalogación de BIC.

Debido a la existencia de este yacimiento -estudiado y documentado por el Padre Sotomayor en la década de los 60 y en él se encuentran 10 hornos para hacer cerámica para usos domésticos y de materiales de construcción del siglo I d. C.-, así otros BIC como el de la Cartuja, se estaban realizando los consiguientes trabajos arqueológicos supervisados por la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía o de control de movimiento de tierras.

Así se procede, hasta encontrar restos especialmente significativos, "como es el caso", con "abundante material y estructuras o paredes", según fuentes de la Delegación de Cultura.

En la zona donde se ha producido el hallazgo ya había documentado el padre Sotomayor en los años 70, cuando se hizo la carretera actual, restos de lo que pensó que era otro horno, según explica la catedrática de Arqueología en la Universidad de Granada, Margarita Orfila, quien advierte que estos restos "son muy interesantes".

"Lo que parecía que era un derrumbe está tomando una entidad que no se sospechaba. Lo que pasa que esto es un seguimiento y sólo se puede intervenir hasta la cota de afección de la obra", cuenta la asesora de la excavación, dirigida por Santiago Moreno con la asesoría también del catedrático Antonio Malpica.

"Lo que se conocía hasta ahora del alfar eran los hornos. Con las intervenciones que se han hecho estos últimos años en todo el Campus, han aparecido, en una zona más elevada de la colina, las balsas en donde se depuraba la arcilla", comenta Orfila, quien añade que tal es la riqueza de la zona en este tipo de hallazgos que "se llama el Campus de Cartuja pero podía ser la Colina de la Cerámica". "En la zona próxima a la biblioteca de la Facultad de Ciencias de la Educación apareció también un horno en el que se hicieron los ladrillos de la propia Cartuja en el XVI", añade la arqueóloga.

Lo que se ha encontrado ahora, según la catedrática, son unas estructuras cercanas al espacio acotado como BIC del alfar romano y en donde realizan las prácticas los alumnos del Máster de Arqueología los alumnos de la UGR. Se aprecian unas paredes que pueden ser parte de otro horno o parte de las instalaciones del complejo alfarero. "Un alfar tiene la zona de preparación de arcilla, de elaboración, la del secado de piezas, horno, almacén... Es un complejo muy amplio", dice Orfila, quien explica que poco a poco "se va ampliando la documentación de lo que es de época romana".

"Cada vez van conociéndose más actividades que se hacían en la ciudad romana de Granada", señala Orfila sobre la importancia de estos hallazgos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios