Arrancan las inspecciones para controlar el pago del billete

  • Los inspectores iniciaron ayer la revisión aunque todavía no se sanciona al usuario

El Metro inicia esta semana su periodo de estabilización. Tras la euforia de la inauguración, llega el momento de ir viendo el uso normalizado del servicio y la capacidad real de usuarios una vez 'probado' por miles de granadinos, a los que hay que captar como usuarios.

Y transcurridos los primeros días de servicio, también se inician otras actividades complementarias a su uso que hasta ahora no se habían puesto en marcha y que comenzarán de forma gradual, como por ejemplo la inspección en los vagones para controlar el pago del billete y su validación.

Desde Fomento reconocen que los primeros días de puesta en marcha no era momento para activar la medida. Con los vagones repletos la figura del revisor estorbaría. Además, los primeros días de puesta en orden de las máquinas expendedoras, algunas con fallos, y de prueba del sistema por la ciudadanía, tampoco se pretendía la amonestación.

Pero ayer ya comenzaron servicios rutinarios como la tarea de inspección dentro de los vagones. Ya los operadores comerciales, que son la figura que se encargará de dicha tarea, pasan por las unidades requiriendo y comprobando el pago. Por ahora es una medida disuasoria para que los usuarios se acostumbren y sepan de la obligación de pago. Y si 'pillan' a alguien que se haya colado, se le invitará a bajar en la siguiente parada.

Todavía no está especificada la sanción que conllevará no haber abonado el billete. Se reconoce que hay una horquilla de precios pero está sin definir aún los parámetros. En Málaga, por ejemplo, las sanciones también entraron posteriormente a la entrada en funcionamiento del Metro. Allí, en su artículo 37 explica que "las personas usuarias desprovistas de título de transporte válido estarán obligadas a abonar en concepto de recargo extraordinario por el servicio utilizado o que se pretenda utilizar, el importe correspondiente a 40 veces el precio del billete sencillo".

En la LAC, por ejemplo, el primer sistema de multas imponía 40 euros de sanción por no pagar el billete, cuantía que después bajó a 20 euros.

Medidas para iniciar el funcionamiento normal del Metro tras una apertura sin incidentes y de la que se aportarán datos de usuarios cuando se cumpla la primera semana de uso para, según Fomento, no ser ventajistas con los datos de los primeros días. Con todo, se reconoce el éxito de la inauguración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios