Aznar enciende el debate exigiendo una "reacción proporcional" al desafío catalán

  • El ex presidente acude en Granada al Seminario Luis Portero y asegura que "España no se va a romper"

Comentarios 2

El ex presidente del Gobierno José María Aznar encendió ayer el debate político desde Granada al solicitar al Estado de derecho una "reacción proporcionada a la gravedad del desafío" catalán con su consulta soberanista fijada para el 9 de noviembre de 2014. Una gravedad que, según dijo, "es mucha" ya que "no está en juego un proyecto político partidista sino la integridad de la Nación y su continuidad histórica y democrática".

Aznar acudió a Granada a participar en el Seminario Luis Portero de Derechos Humanos, que analizó ayer en el Colegio Mayor Albayzín los efectos de la sentencia de Estrasburgo que anula la doctrina Parot. Una cita que corría el peligro de ser boicoteada por la convocatoria a las puertas del colegio del grupo Stop Desahucios del 15M de la misma protesta contra el corte de suministro a las familias andaluzas que ya reventó la conferencia de Alfredo Pérez Rubalcaba hace dos semanas en la Facultad de Ciencias.

Por eso el blindaje policial del colegio fue máximo, lo que garantizó la celebración del acto. Pero si en la calle los gritos de los manifestantes calentaban la jornada, dentro del salón fueron las declaraciones de Aznar sobre la situación política creada con la consulta soberanista catalana las que incendiaron el debate nacional. "El Gobierno de la Nación debe contar con el apoyo de todos cuando se enfrenta a esta pretensión disgregadora, antidemocrática e inconstitucional. Un apoyo que quiero afirmar con claridad. Porque en lo que significa de proceso de ruptura social y política, es el liderazgo democrático el que debe ofrecer impulso, integrar y articular voluntades, revertir la espiral de silencio, apoyar la expresión plural de la sociedad catalana", expuso Aznar.

"A veces parece que hay algunos que quieren convencernos de que la sociedad española, y dentro de ella la catalana, se encuentra en una especie de extravío que les predispone a aceptar todo tipo de disparates. Y no es verdad", mantuvo el ex presidente del Gobierno, que sentenció: "España no se va a romper". Con todo, aseguró que "la sociedad catalana ya acusa fisuras muy preocupantes", de las que dijo que "tendrán que responder los que la han lanzado por esta pendiente al final de la cual sólo está el fracaso. Un fracaso al que Cataluña no merece ser arrastrada por el dogmatismo y la obcecación de políticos cegados por el extremismo, la debilidad y el sectarismo incívico".

Aznar continuó asegurando que "se equivocan los que esperan que su separatismo encuentre separadores que lo alimenten" y animó a la unión al recordar que "los españoles hemos sabido estar a la altura de todos los desafíos que hemos afrontado".

Antes de hablar sobre la situación catalana Aznar se pronunció también sobre la derogación de la retroactividad de la doctrina Parot y la consiguiente excarcelación de etarras, tema central del seminario de la Fundación Luis Portero. Sobre este asunto, el ex presidente lamentó la decisión de Estrasburgo por "contradecir una doctrina consolidada y legítima sobre el cumplimiento de las condenas". Según Aznar, "la ley debe ser un instrumento objetivo pero no neutral". El ex presidente hizo una comparativa entre el terrorismo y la situación política catalana y aseguró que el pacto de convivencia del Estado "se enfrenta a una estrategia de destrucción" con la convocatoria de la consulta "ciertamente distinta pero frontal e ilegal".

Antes pronunció una conferencia el ex magistrado español en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos Francisco Javier Borrego, que se mostró sorprendido por la rápida aplicación de la sentencia. Pero instó a mirar al futuro. "Ha habido jueces muy rápidos y otros que han intentado evitarlo. Pero llorar no sirve porque la leche se ha derramado pero el cántaro no está roto, por lo que hay que llenarlo de nuevo trabajando", sentenció.

La presidenta de la Fundación Luis Portero, Rosario de la Torre, fue muy crítica con la decisión de Estrasburgo y la reacción de la Justicia española. Según la viuda de Portero, "tanto Rajoy como el PP han dejado de enarbolar la bandera de la lucha contra el terrorismo. Y la Abogacía del Estado y la Fiscalía no han hecho nada por evitar las excarcelaciones", aseguró. Pero siguió con sus críticas al Gobierno diciendo que "Rajoy es responsable de dar continuidad a la línea que marcó Zapatero". "El Estado tenía margen pero no se ha hecho nada. Las víctimas estorban en el llamado proceso de resolución del conflicto", incidió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios