Bienvenidos a la provincia

  • La Diputación distingue a Miguel Ríos, como Hijo Predilecto, a Federico Mayor Zaragoza, como Hijo Adoptivo, y al resto de premiados por "contribuir todos a enriquecer" la provincia

No tendrá que preocuparse por coleccionar más premios. El incombustible rockero granadino Miguel Ríos puede presumir desde ayer de reunir en algún rincón destacado de su casa todos aquellas distinciones que enorgullecen, las que tienen sabor a su tierra. El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, fue el encargado de entregarle la distinción de Hijo Predilecto durante la ceremonia de Premios que concede la Diputación de Granada a los personas e instituciones que "han enriquecido con su obra o con su nombre la provincia", como bien recordó su máximo responsable Antonio Martínez Caler.

Junto al músico granadino recibieron reconocimiento el profesor Federico Mayor Zaragoza, como Hijo Adoptivo; el diario Ideal, al que impusieron la Medalla de Oro de la Provincia; así como la entrega de galardones especiales a la Asociación Pro-personas con discapacidad intelectual VALE del Valle de Lecrín, el Festival de Música Tradicional de la Alpujarra y el pentacampeón de Motociclismo Álvaro Molina.

"Bienvenidos, hijos de la provincia". El saludo era previsible, es ya un ritual en un músico que acumula reconocimientos y que encaja los vaciles de sus colegas con humor: "Los amigos, con el tonillo propio de los colegas, me recuerdan aquello de: ya sabes Miguel que te dan una medallita y a los tres meses te retiran".

Nada más lejos de la realidad. Miguel Ríos agradeció el "gesto" de la Diputación y dejó claro que "contribuiré a difundir el buen nombre de esta tierra que necesita contribuciones y no precisamente anónimas".

Experiencia no le falta e ideas tampoco. Desde que ganara las primeras 3.000 pesetas en el concurso Cenicienta 60, Ríos se ha forjado una de las trayectorias musicales más meritorias en este país. Consiguió su sueño profesional pero nunca ha renunciado a su compromiso con los más desfavorecidos pese a su "inconsciente búsqueda de sodoma y gomorra". Y aunque los años pesan, él echa mano de remedios caseros: "contra el encogimiento estiramiento, contra la oxidación agitación y si el final está jodido un rápido fundido".

Lo cierto es que estuvo brillante en su turno de agradecimientos. Recordó la "sombra alargada" de su predecesor en la suerte de las distinciones como Hijo Predilecto, el escritor Francisco Ayala. "Sin duda me han elegido por contraste", ironizó el músico que dijo compartir con él, "algo de lo que ninguno de los dos somos responsables: el gen granadino".Y volvió a dar una lección de compromiso: "quiero brindar mi apoyo a cualquier proyecto granadino. Vengo a ofrecer mi corazón. La emoción que siento es la misma que el día que percibí que era profeta en mi tierra", confesó.

Con anterioridad, Federico Mayor Zaragoza agradeció el trato que ha recibido de esta tierra y de Andalucía desde que en 1963 se instaló en Granada para desempeñar la cátedra en la Facultad de Medicina. Recordó la "impresionante belleza" de la provincia, su paso por la Universidad como rector en años "turbulentos" donde la juventud "no era tan complaciente" y agradeció el "arte de la amistad" de los granadinos.

Como Hijo Adoptivo de la Provincia animó a las instituciones y al conjunto de la sociedad granadina a "establecer una conspiración" para que "la cultura de la guerra sea sustituida por la cultura de la conciliación y la paz". Mayor Zaragoza ve nuevos retos pendientes: "la necesidad de actuar contra el cambio climático y la necesidad de que se vea la verdad más incómoda de la sociedad, la de la gente", precisó.

"Nosotros adoptamos a Granada hace muchos años. Siempre hemos vuelto y nunca nos hemos ido", se sinceró.

El presidente del Consejo de Administración de Corporación de Medios de Andalucía, José Moreno-Dávila, recogió la Medalla de Oro concedida a Ideal por su 75 aniversario. "Estas distinciones nos estimulan para seguir nuestra labor. Vamos a revalidar nuestro amor por Granada y continuar al servicio de esta sociedad", señaló.

Por su parte, el anfitrión, el presidente de la Diputación, Antonio Martínez Caler, se refirió a los premiados como "parte integrante del tesoro que acumula Granada en su dilatada historia". Definió a Miguel Ríos como un "solitario solidario" que ha simbolizado "una trayectoria musical plena de compromiso y originalidad". "Esta muestra de altruismo cívico eleva su calidad humana". Sobre Mayor Zaragoza dijo que "encarna de manera modélica la doble condición de político y científico. "Ha establecido con nuestra tierra una estrecha relación hasta el punto de que su nombre aparece asociado a Granada cuando se alude a su biografía vital y profesional". También tuvo palabras de elogio para el resto de galardonados.

El acto se cerró con el discurso del presidente de la Junta, Manuel Chaves, quien destacó que los premios son un "reconocimiento a las personas, a su trayectoria vital y profesional pero también a los valores que ellos representaban". Se refirió al dinamismo de la provincia de Granada, que puso como ejemplo de modernidad. Recordó que la economía de Granada ha protagonizado el segundo mayor incremento de Andalucía" durante esta legislatura y se refirió a los proyectos de futuro, cómo no, al Milenio.

Al acto asistieron representantes de las administraciones y mandos militares. El alcalde de Granada, José Torres Hurtado, no acudió y en su lugar acudió la edil de Medio Ambiente, María Dolores de la Torre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios