Emprendedores a contracorriente

  • Multitud de jóvenes granadinos le plantan cara a la crisis y ponen en marcha sus empresas durante 2008

Aunque la mayoría de la población asocia la crisis a una situación de riesgo, en japonés el término también significa oportunidad y es este sentido al que se agarran muchos jóvenes para capear la recesión económica.

Aunque en 2008 se dieron de baja en torno a 12.000 autónomos en la provincia y desaparecieron cerca de 250 empresas, también es cierto que otros 9.500 trabajadores por cuenta propia y 1.500 sociedades mercantiles consiguieron poner en marcha sus proyectos, lo que demuestra que la crisis no anula el espíritu emprendedor de los granadinos.

"Durante estas épocas o rentabilizas mucho el producto, o eres muy creativo, o aprovechas los nichos de mercado, que siempre hay", asegura el joven empresario Jesús Valero, que abrió una tienda de lencería (Área Interior) en pleno proceso de desaceleración.

Y para ello es imprescindible contar con una idea, mucha ilusión y un gran esfuerzo. "Lo más importante es no tener miedo, porque se puede evitar la crisis. Yo sé lo que es un contrato basura y estar trabajando a base de becas, pero con la empresa he empezado desde cero, buscando financiación, clientes y trabajadores, y ahora nos da para vivir", comenta Patricia Cordovilla, propietaria de la franquicia Buzonalia, que comenzó a prestar el servicio el pasado mes de mayo. "Hay que tirarse a la piscina", añade la emprendedora, quien anima a otros jóvenes a que pongan en marcha sus proyectos.

Esto es precisamente lo que hizo Noelia Fernández a finales de año. Licenciada en Odontología, llevaba meses barajando la idea de montar su propio negocio, aunque estaba esperando a ahorrar algo más mientras trabajaba para otros. Sin embargo, con el incierto panorama que se avecinaba optó por no demorar su proyecto e instalar su propia clínica. "Espero que merezca la pena. Por el momento estoy muy contenta de ser mi propia jefa; ya estaba harta de trabajar para los demás", apostilla Fernández.

No obstante, la joven dentista es consciente de la dificultad añadida que supone poner en marcha una empresa en tiempos de crisis, por lo que aconseja a aquellos trabajadores que estén bien en su puestos que los mantengan hasta que pase el temporal económico.

Más experiencia en el ámbito empresarial poseían Sergio Díaz y Mariano Domenicone, socios de NKT. "Nosotros trabajamos juntos en otro negocio y en los largos viajes que hacíamos pensamos en poner en marcha un nuevo proyecto", declara uno de los jóvenes creadores del concepto de publicidad a través de pantallas situadas en pubs.

Aunque Domenicone admite que la crisis está presente también en su negocio -pues las dificultades para encontrar clientes son mayores a otras épocas-, el emprendedor señala que lo fundamental es la confianza en la idea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios