Facua pide que los usuarios no 'paguen' los desajustes económicos del transporte

  • Lamenta que la capital pierda tiempo para cambiar las líneas y mejorar el servicio

  • El estreno del Metro ha reducido los usuarios

Manuel Olivares. Manuel Olivares.

Manuel Olivares.

La asociación de consumidores Facua Granada reclamó ayer que las medidas que se tomen para resolver los problemas económicos del sistema de transporte de la capital no vuelvan a perjudicar al usuario. De esta forma, la asociación reclamó que los granadinos no paguen el sobrecoste del sistema después de ver cómo la subida de tarifas efectuada en agosto no ha provocado la mejora del servicio. Esta demanda la realizó la asociación tras conocer que el Ayuntamiento ha realizado una operación para pagar 3,4 millones de euros a Rober ante la falta de presupuesto.

Desde la asociación se "entiende y se apoya" la necesaria racionalización de los servicios, especialmente ante la positiva acogida de la ciudadanía al Metro, pero consideran que esto debe ir acompañado del cuidado necesario para que todos los servicios queden cubiertos. En todo caso, desde Facua lamentan que se haya perdido tanto tiempo en el planteamiento de los cambios, tanto en la espera de la inauguración del Metro, cuando la necesidad de ajustes era imperiosa, como ahora, tras el arranque del nuevo transporte.

La asociación considera que el problema con los transbordos entre Metro y autobuses urbanos impide a los usuarios de "tarjeta roja" usar la misma en esta infraestructura, lo que junto a la competencia que ha generado la misma ha provocado también perdidas de usuarios en los autobuses urbanos. Unas pérdidas o trasvases que, según informan fuentes del Consorcio, se acercaban a los 250.000 usuarios en el primer mes de uso, con una tendencia creciente que agrava aún más los problemas económicos de la infraestructura.

Desde Facua se reclama que a la hora de realizar el proceso de racionalización del sistema se prime no solo el ahorro económico, sino también la mejora de la calidad del servicio. Un proceso que, ante la reducción de expediciones, podría permitir la retirada de los vehículos más antiguos, así como dotar de medios suficientes a aquellas líneas que hoy día están más sobrecargadas. Algo que además de fomentar la calidad del transporte se traducirá en mayores ingresos para el sistema.

No obstante, desde la asociación se entiende que todas estas ideas deben plantearse en un entorno global, donde se fomente la intermodalidad real. Algo que debe venir acompañado de los cambios profundos que, desde que se comprobó el fiasco económico que supone el nuevo sistema de autobuses, no se han producido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios