"Gabriel nació para hacer amigos"

  • Correligionarios que lo fueron, enemigos políticos y munícipes actuales, además de cientos de ciudadanos, rememoran la figura de Díaz Berbel como polémico pero también como una de las grandes figuras de Granada

Cuando un oponente político no puede más que llorar de pena y recordar con cariño al supuesto enemigo (que hace tiempo que dejó de serlo si lo fue) muchos gestos y discursos grandilocuentes sobran. Cuando un compañero de filas que tuvo sus dimes y diretes habla con el corazón en un puño de alguien como Gabriel Díaz Berbel, sin poder evitar el dolor y sabiendo que le echará de menos, los antiguos conflictos quedan en la vereda del olvido. Y eso pasó ayer con todos los políticos, sean del signo que fuera, que rindieron homenaje al que fuera alcalde de Granada por el Partido Popular.

Uno de los más emocionados fue su hijo Eugenio. A los periodistas le aseguró que "era un buen padre, que nos enseñó sus aficiones hasta que la política nos lo arrebató". La política les arrebató a su padre, pero "lo respetamos". "Que la gente lo recuerde como alguien que lo dio todo por su ciudad y que llegó a todo el mundo", zanjó.

Los elogios también vinieron por parte de los que fueron sus adversarios. Jesús Quero aseguró que "se ha ido un gran amigo. No me lo creo". "Siempre tendía puentes con cualquiera, algo a destacar en estos momentos en los que se tiende a aniquilar al enemigo político. Él no tenía enemigos políticos, sino adversarios. Era simpático, gracioso, ocurrente y políticamente incorrecto, lo que le traía algún que otro problema", destacó. "He perdido un gran amigo y en estos momentos es cuando te reafirmas en que por encima de la política quedan las personas", aseguró. Otro opuesto en la política pero cercano en lo personal fue Antonio Jara, actual presidente de CajaGranada, que aseguró que "Granada le debe a Gabriel Díaz Berbel el reconocimiento por su dedicación a la vida publica. Fue un político peculiar, cercano, sencillo en el trato, que conectaba bien con la ciudadanía. Hemos discrepado varias veces, política e ideológicamente, pero eso no ha impedido que mantuviéramos una magnífica relación personal, lo que es buena prueba de sus excelentes condiciones humanas".

Otra de las personas a las que se pudo ver muy tocado por la muerte de Díaz Berbel fue a Luis Gerardo García Royo, que únicamente acertó a decir que "siento una doble tristeza porque se ha ido un amigo, un familiar y un compañero con el que he trabajado mucho tiempo".

El presidente del PP andaluz, Javier Arenas, trasladó ayer sus condolencias "y las de todo el PP" a la familia de Díaz Berbel, al que definió como una "persona apasionada" de gran trayectoria en las instituciones y la vida pública.

Arenas recordó que Díaz Berbel fue "un hombre apasionado", que "realizó muchas tareas desde las instituciones democráticas y desde el Ayuntamiento de Granada". "Hoy Granada está de luto", manifestó el líder del PP andaluz. El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, también trasladó ayer el pésame a la esposa y familiares del ex alcalde. Griñán expresó sus condolencias por la pérdida del que fuera alcalde de la capital granadina en un telegrama enviado ayer, en el que ha destacado el trabajo de Díaz Berbel por la promoción internacional de Granada.

La responsable del Gobierno andaluz en Granada, María José Sánchez, también se sumó a las condolencias por el fallecimiento del político, al igual que el PSOE granadino. La secretaria general de los socialistas granadinos, Teresa Jiménez, expresó ayer en nombre de la militancia socialista su tristeza ante la pérdida de "una de las personalidades de referencia en la historia y la política de Granada de los últimos treinta años".

La representante socialista destacó que la trayectoria vital de Díaz Berbel estuvo marcada por "la entrega incondicional, la proximidad a la gente y el compromiso político y social con el avance de Granada".

Jiménez ha subrayado además el papel activo de Díaz Berbel para la consolidación democrática en la provincia durante la Transición. También su receptividad a la hora de generar espacios de consenso con otras fuerzas políticas y sociales para fomentar iniciativas o proyectos que supusiera progreso y desarrollo para Granada.

Las loas fueron compartidas por el actual consejero de Educación, Francisco Álvarez de la Chiva, que destacó que el ex regidor "nació para hacer amigos y que se va y deja una inmensa fila de ellos a la que tengo el honor de pertenecer". "Fue un hombre extraordinario que entendió que las diferencias políticas no deben ser obstáculos para una gran amistad", aseguró. Para concluir, defendió que "estoy convencido de que la historia lo pondrá en si sitio".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios