Gibson propone organizar una colecta nacional para buscar los restos de Lorca

  • El hispanista irlandés considera que si se ocultó el hallazgo de los huesos en 1986 debe investigarse y hacerse público

El hispanista Ian Gibson dijo ayer que el Estado o la Junta de Andalucía deberían promover la búsqueda de los restos del poeta como símbolo de los fusilados durante el franquismo y sugirió que podría abrirse una colecta nacional para este fin.

El escritor de origen irlandés, que presentó ayer en Granada su novela La berlina de Prim, fue preguntado por la propuesta del historiador Miguel Caballero, quien ha pedido a la Fiscalía que investigue el supuesto hallazgo de huesos en 1986 durante la construcción del parque de Alfacar donde podría yacer García Lorca.

Al igual que recoge Caballero en su escrito presentado ante el Ministerio Público, Gibson recordó que fue Ernesto Molina, vicepresidente de la Diputación durante la construcción del referido parque, quien informó públicamente en prensa de la aparición y traslado de unos huesos aparecidos en sus obras.

"Esto no se investigó y ahora están todos con miedo porque piensan que no ha prescrito; hay un pacto de silencio. No investigó el PSOE en el poder, ahora está el PP y vamos a ver qué dice", afirmó ayer Gibson, quien también apuntó que la ubicación de esos restos coincidiría con el lugar que en su día un enterrador le mostró como el emplazamiento donde estaría enterrado el poeta fusilado en 1936 y que se sentiría "muy satisfecho" al confirmar que sus investigaciones respondieron a la verdad.

Debería por tanto investigarse a su juicio si en el hallazgo de los huesos y su supuesto traslado a otro lugar del parque se cometió algún tipo de ilegalidad, ya que si hubo "un crimen con todo eso" debe conocerse "caiga quien caiga". "Si eso fue así, resultaría gravísimo. Ocultarlo sería una terrible ilegalidad", apuntó.

Además se preguntó si la familia Lorca, en concreto ante las vinculaciones entre Ernesto Molina y Manuel Fernández-Montesinos, sobrino del poeta, conoció e incluso ocultó el hallazgo de los restos, una de las razones por las que guardaría silencio sobre el paradero real de García Lorca.

"Si se pudiera demostrar que ellos sabían que se habían encontrado restos al lado del olivo, esto también sería gravísimo, ocultarlo sería una terrible ilegalidad", sentenció Gibson, que se ha mostrado "encantado" con la iniciativa de Caballero. El hispanista considera, en definitiva, que ni la familia del poeta "ni nadie" debería poder impedir la búsqueda de sus restos y que es "imprescindible" que el Estado los busque por ser el fusilado durante la Guerra Civil "más amado mundialmente".

Por ello y ante las limitaciones presupuestarias que puedan existir actualmente, sugirió la apertura de una "suscripción" (colecta) nacional para que se recauden fondos con los que sufragar los gastos de la búsqueda.

Por su parte, Miguel Caballero apoyó la iniciativa de Gibson de realizar una colecta aunque manifestó sus dudas sobre "cómo se hace algo así", quién se encarga de la recolecta del dinero. "La tendría que encabezar Gibson", sugirió ayer el investigador.

Sin embargo, Caballero quiso dejar muy claro que una iniciativa de este tipo tiene que distinguir hasta dónde llegan las competencias de los investigadores. "Gibson entenderá que ni él ni yo tenemos nada que hacer en el tema de la exhumación, que eso es una competencia que corresponde a las familias, a las asociaciones de la Memoria Histórica o los ayuntamientos", recalcó Caballero, quien insistió en que "hay que tener muy claro lo que significa cada paso". "A los particulares el tema de la exhumación se nos escapa", apostilló el investigador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios