Granada 'apuntala' el acelerador con una oficina para captar fondos

  • El gabinete comienza a preparar la documentación necesaria para la petición de los fondos europeos, un trámite que durará más de un año

Terrenos de Escúzar en los que se ubicaría el acelerador de partículas. Terrenos de Escúzar en los que se ubicaría el acelerador de partículas.

Terrenos de Escúzar en los que se ubicaría el acelerador de partículas. / g. h.

Granada ya trabaja con el horizonte de ser la candidatura elegida para albergar en Escúzar la construcción del acelerador de partículas. El nuevo paso es la creación de la Oficina de Fomento del IFMIF Dones (OFID) que va a coordinar Antonio Peña, profesor de Ingeniería Civil de la Universidad de Granada, con el objetivo de comenzar a trabajar en el papeleo que requerirá la petición de los fondos europeos para la construcción del acelerador, un proceso administrativo que "puede durar más de un año", según informan desde la candidatura granadina.

La Junta y el Gobierno central se han comprometido a financiar el 50% de la construcción del acelerador de partículas, lo que supondría 200 millones de euros de los 400 en los que está presupuestado el proyecto, además del 10% de los gastos de operación, estimados en 5 millones anuales durante 20 años. Los 200 millones de euros restantes son los que estarían financiados con cargo a los fondos de la UE, así que ya se ha comenzado a trabajar para que los trámites burocráticos estén en marcha en el caso de que Granada gane la partida a Croacia, la otra candidatura presentada que tendrá que ser valorada en 2018 por el Fusion for Energy, la agencia europea que dictaminará dónde se ubica finalmente el acelerador. La valoración de las candidaturas se iba a producir en Barcelona el próximo 1 de diciembre, aunque de momento Fusion for Energy no ha incluido la ubicación del IFMIF Dones en su agenda próxima.

Desde la candidatura granadina se insiste en las potencialidades de Escúzar, caso de la regulación específica que existe en Andalucía sobre cómo hacer una infraestructura de estas características, una legislación de la que carece Croacia según fuentes consultadas por este periódico. "Tenemos un porcentaje altísimo de sacar adelante el proyecto", insisten para justificar la creación de la Oficina de Fomento del IFMIF Dones, que ya ha comenzado la búsqueda de sede en las instalaciones de la Universidad de Granada. De hecho, la Oficina ya está dando sus primeros pasos con una reunión con el CIEMAT con el objetivo de firmar un acuerdo de colaboración con el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas que depende del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad.

En los plazos dados a conocer se prevé que la firma final del proyecto se produzca en 2019. La redacción podría prolongarse durante dos años, la construcción del complejo en Escúzar entre 8 y 10 años y la fase de explotación se calcula que dure unos 40 años, aunque podría prorrogarse.

El IFMIF Dones es la gran apuesta de futuro para Granada de las instituciones, que han hecho un frente común para conseguir un proyecto que, según el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), supondría más de 9.000 empleos al año y un impacto en el PIB de 221 millones sólo en su etapa de construcción. Además, la operación de mantenimiento del acelerador de partículas supondría más de 340 millones de euros en contratos nacionales, de los que aproximadamente el 70% se contrataría a nivel local, según se especificó en las jornadas convocadas por el CDTI.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios