Insultos para el fugado y escepticismo entre los afectados

  • Los estafados creen que el jamonero de Trevélez tiene el dinero a buen recaudo

El jamonero llegó sobre las 10.15 horas en un turismo camuflado de la Policía a los juzgados de Órgiva . En la puerta hacían guardia numerosos periodistas y algunos afectados. Antonio Herrera llegó con la cara prácticamente escondida, por lo que no se le alcanzaba a ver el rostro. A pesar de ello, un pequeño grupo de personas comenzó a increparle con gritos como "Ladrón , mírame a la cara, hijo de ý, me has arruinado a mi y a mi familia"; o "Espero que te pudras en la cárcel". La mayoría de los afectados piensa que después de varios años en la cárcel se aprovechará del dinero que tiene escondido.

Jesús Gallegos es un vecino de Trevélez, que además es primo de Antonio, al que la justicia le ha reconocido una deuda de 312.000 euros, aunque él dice que "se podría acercar a los 500.000 euros". Gallegos explicó que le pidió que le mirara a la cara para que le explicara lo que había hecho, y consideró que se ha declarado insolvente para "no hacer frente de las deudas, pero cuando salga, seguro que se reirá de todos y sacará el dinero de donde lo tenga".

Otro afectado, Alfonso José Pérez, tiene reconocida una deuda de 132.000 euros, aunque también asegura que es casi el doble. "Seguro que ha puesto el dinero a buen recaudo y nosotros vamos a cobrar muy poco, por no decir nada".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios