Junta y Ayuntamiento impulsarán un plan conjunto de rehabilitación

  • Las dos administraciones coordinarán su actuación para reformar el máximo número de viviendas posible · Los vecinos aplauden la propuesta del alcalde de recuperar el entorno del Bajo Albaicín

La Delegación de Obras Públicas de la Junta de Andalucía y la Concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento se reunirán en los próximos días para incentivar la colaboración conjunta de ambas administraciones en materia de rehabilitación. La idea parte de la necesidad de coordinar acciones y protocolos que permitan rehabilitar el mayor número de viviendas posibles en la ciudad.

La reunión se produce días después de que el alcalde anunciara su deseo de iniciar un proyecto integral de rehabilitación del Bajo Albaicín siguiendo el modelo que se ha utilizado en Santa Adela, es decir realojando a los inquilinos de las viviendas mientras se acomete la reforma y vendiendo los aprovechamientos restantes.

La Junta de Andalucía, que lleva seis años trabajando en la zona a través de su Oficina de Rehabilitación, dijo ayer por boca de su delegado de Obras Públicas en Granada, Francisco Cuenca, que estarán encantados de sumar esfuerzos con el Ayuntamiento, pero que no hay que olvidar que se está hablando de dos zonas de la ciudad con realidades históricas muy distintas.

"Creemos que el alcalde debe detallar más su proyecto, esperemos que cuando habla de reformar la zona no esté pensando en echar abajo edificios como se ha hecho en Santa Adela", matizó el delegado de Obras Públicas, Francisco Cuenca, quien reconoció que hasta ahora el interés del alcalde por el trabajo que se está realizando en la zona ha sido escaso.

Por su parte, el presidente de la asociación de vecinos del Bajo Albaicín, Manuel Navarro, mostró con cautela la satisfacción del barrio ante el anuncio del alcalde y opinó sobre la forma en que debe acometerse dicha transformación. "Queremos que las ayudas vayan destinadas fundamentalmente a los propietarios con menos recursos económicos y que esta actuación sirva para incentivar a los grandes propietarios", declaró Navarro.

Los vecinos quieren que la actuación en el Bajo Albaicín se haga de manera global en las zonas más degradadas y no de forma individual, ya que así no se consigue cambiar la imagen del barrio. "No queremos que la rehabilitación se haga de manera gratuita sino en función de las posibilidades de cada familia. Hay vecinos que no pueden aportar dinero pero sí parte de su vivienda para realojar al resto de vecinos", añadió el presidente de la asociación.

La amplitud del parque de viviendas del Bajo Albaicín y su gran deterioro, así como la creciente especulación complica los trabajos. "Planteamos la rehabilitación para que la gente del Albaicín se quede a vivir aquí pero vemos que son las inmobiliarias las que se quedan con las viviendas para sacar rentabilidad partiendo cada bloque en pequeños apartamentos", declaró Navarro.

La asociación de vecinos del Albaicín está elaborando un informe exhaustivo que cuantifique, calle por calle, todos los edificios pendientes de rehabilitación del barrio histórico así como los solares vacíos. Con esta información presentarán varias alegaciones al nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) con la intención de frenar la ocupación de más suelo en la ciudad. El presidente de la asociación de vecinos del Bajo Albaicín, Manuel Navarro, asegura que de esta forma intentarán que el barrio se regenere y que la ciudad apueste decididamente por las políticas de rehabilitación. Además de analizar las viviendas el estudio detallará la ocupación ilícita de solares en el barrio así como el tráfico de la zona y la señalización existente e inexistente. "Antes de pensar en ocupar más espacios de la ciudad sería conveniente rehabilitar el barrio ayudando a las familias con menos recursos", apuntó Manuel Navarro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios