El Niño de las Pinturas será multado por no respetar la "paleta de colores"

  • Urbanismo acusa al grafitero de no ajustarse a la gama de tonalidades del Plan Centro para blanquear los edificios del Realejo · Un instructor nombrado por Medio Ambiente o la Policía Local determinará la sanción

Comentarios 6

"No es posible hacer una pintada de ese tipo en una zona que está protegida por el Plan Especial Centro Histórico". La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de la ciudad ya tiene un dictamen acerca del grafiti que el Niño de las Pinturas realizó hace poco más de dos semanas en un edificio de Vistilla de los Ángeles. Tanto es así que en los próximos días trasladará el acta a la Policía Local y al propio autor del mural.

Así lo explica la edil de Urbanismo, Isabel Nieto, que apunta que el pasado martes se reunió la comisión de seguimiento de este plan de protección, formada por arqueólogos, historiadores y técnicos de Medio Ambiente, y determinó que la pintada es una agresión que desvirtúa la imagen original del barrio del Realejo.

Los motivos, según indica la responsable de la Gerencia de Urbanismo, atañen a que esa pintada no se adecua a la carta indicativa de colores del plan, ya que "los colores de las fachadas deben lucir acorde con el entorno, con la línea de fachadas de la zona" y, además, los colores "deben ser uniformes".

Sin embargo, el plan no habla de grafitis en ninguno de sus artículos porque, según valora, Nieto, "probablemente cuando se redactó no existían", pero "el articulado de colores claramente prohibe colores de ese tipo en las fachadas". Por ello, según afirma, "a quien se pilla haciendo esto, se le sanciona".

Aunque no se trata de algo de obligado cumplimiento, el Ayuntamiento elaboró en el 2000 este catálogo con los colores y texturas que históricamente se han utilizado en las fachadas de los edificios del centro de la ciudad para que sirvieran como referencia en la rehabilitación y construcción de nuevas casas.

Arquitectos y constructores se comprometieron en su momento a respetar esta carta de color del centro histórico, con unas 50 tonalidades diferentes que deja claro que los amarillos, ocres, sienas y otros tonos terrosos han predominado históricamente sobre los rojos, los azules, los verdes y otros tonos.

Según precisa el edil de Seguridad Ciudadana, Eduardo Moral, en los próximos días la Policía Local o el área municipal de Medio Ambiente nombrará a un instructor que, con el dictamen de la Gerencia de Urbanismo y el expediente policial en la mano, determinará en base a la Ordenanza de la Convivencia "si le impone una sanción económica" y "a qué cuantía asciende". Si finalmente el Ayuntamiento decide multar al artista, el valor económico de la misma podría llegar a alcanzar los 3.000 euros, tal y como determina la ordenanza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios