Niveles de contaminación perjudiciales sin activar la alerta

Coches en Acera del Darro. Coches en Acera del Darro.

Coches en Acera del Darro. / á. c.

El año 2017 no cerró bien en cuanto a la calidad del aire. Según detalló ayer el director general de Medio Ambiente, Roberto López, los datos de tres contaminantes NO2, PM10 y 03 han empeorado este año. Aunque todavía hay que valorar estos datos (se analizan teniendo en cuenta la salida de la crisis, si ha habido mayores temperaturas o el polvo subsahariano entre otros factores) las cifras son negativas. No obstante, en ningún contaminante se han sobrepasado los niveles de alerta, sí los límites legales.

Los contaminantes relacionados con el tráfico muestran un claro patrón diurno con dos máximos a lo largo del día relacionados con los picos de tráfico de mayor intensidad sobretodo en otoño e invierno también por el uso de calefacciones. En verano, los niveles altos de PM10 están asociados con el aumento de concentración de partículas de origen mineral que pueden provenir de polvo local o del continente africano La quema de biomasa también incide como práctica agrícola o como sistema de calefacción doméstico. La topografía de la Vega de Granada rodeada de montañas de altura variable favorece el desarrollo de inversiones térmicas en invierno y predominio de vientos débiles que, en combinación con los agentes contaminantes provoca una acumulación significativa de partículas. En este sentido, el concejal de Medio Ambiente, Miguel Ángel Fernández Madrid, detalló que "salvo que le echemos un pulso al clima y la orografía y sin ser excesivamente alarmistas resultar necesario actuar sobre las fuentes: tráfico, calderas y material particulado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios